"Hay que aceptar el voto popular"

La intendenta miró el vaso medio lleno: subrayó que sumó concejales; que ganó o mejoró el respaldo en localidades, y que el resultado derivará en "replanteos".
La lluvia y los techos maltrechos del bunker de Graciela Rosso completaban la escena de la derrota. Los funcionarios-fiscales entraban al local de la calle Mitre al 400, dejaban las planillas en una mesa atendida por Marcelo Sánchez, preguntaban si "necesitan algo más" y emprendían la retirada. Otros, unos pocos, se quedaban merodeando.

En la sala principal Graciela Rosso seguía el recuento junto a su hermana Adriana y Eduardo Racedo, encargado de los cómputos.

A las 23, cuando los puestos estaban definidos y su tercera posición era inamovible, Rosso accedió a dialogar con EL CIVISMO, el primer y único medio en el que la intendenta explicó los alcances de su derrota.

- ¿Cuál es el balance de la elección?

- Fue una fiesta de la democracia. La gente pudo elegir. Nosotros tuvimos 10 mil votos y estamos muy contentos. Yo había dicho que podíamos perder o ganar. La gente vota y nosotros logramos dos concejales más a los que ya tenemos en el Concejo Deliberante. Estamos muy contentos también porque hemos ganado en zonas importantes de Luján, pero en otros sectores indudablemente no tuvimos la misma respuesta. Esto es lo que expresa la gente y hay que aceptar el voto popular. Así es la democracia.

- ¿Fue una jornada sin problemas o notó situaciones irregulares?

- La jornada fue totalmente normal. No hubo ningún problema.

- Usted decía que hubo sitios con buenos resultados para su lista. Jáuregui le respondió bien, pero bajó su cosecha de votos en Luján. ¿Comparte ese análisis?

- Lo que acá tenemos claro es el acuerdo entre dos sectores. Un sector le terminó ganando al otro y claramente una colectora del kirchnerismo jugó como colectora del otro sector. Y es la que ganó. En todo caso, nos mejicaneó a los dos.

- ¿Qué reflexión le merece el triunfo de Prince, con una campaña que puntualmente se dedicó a criticar a su gestión?

- La gente votó y se expresó. Indudablemente deben preferir a la otra gestión. Pero yo voy a seguir gestionando hasta 2011. Ganamos las elecciones en 2007 y ahora lo que se votaban eran concejales. Nosotros llevamos un año y seis meses de gobierno y tenemos un montón de obras y de cosas por hacer. Muchos candidatos han perdido legislativas y después ganaron elecciones ejecutivas. La lectura vendrá en estos días, con más detalles, detenimiento y por sector. Ahora sólo miramos algunos datos. Ganamos en Carlos Keen, donde en la elección anterior habíamos perdido. Salimos segundos en Torres y muy bien. Segundos en Open Door donde habíamos perdido mal. En Olivera perdimos por 4 votos. El resultado está dentro de las probabilidades. Así es la democracia; uno gana y otro pierde. Y la gente se expresa.

- Al margen de su candidatura, que comienza a quedar en el pasado, ¿ya pensó en una reunión urgente con su gabinete?

- Es algo que dije en los reportajes previos a la elección. Ganáramos o perdiéramos, había replanteos que nosotros íbamos a hacer. Yo creo que hay cosas que se deben mejorar y es lo que voy a hacer.

- ¿Puede hacer una lectura sobre la elección que hizo Kirchner y De Narváez en Luján (con amplio triunfo del candidato de Unión PRO)?

- Claramente en la zona ha influido el tema del campo. Es lo único que se expresó como situación diferente o importante.

- ¿Podría ofrecer un mensaje a la ciudadanía?

- Se expresó la voluntad popular. Estos son los concejales electos, que según nuestros cálculos serían 4 para el partido que ganó, dos para el partido Unión PRO, dos para nosotros y uno del vecinalismo. Asumirán el 10 de diciembre. Y nosotros sumamos concejales.

- Si esos son los resultados, ¿asumirán Oscar Clarencio y Norberto Lasala?

- No. Mañana (por hoy) haremos un análisis de las cosas, tendremos un balance desde el punto de vista del Departamento Ejecutivo y a partir de ahí veremos los pasos a dar.

Comentá la nota