"No aceptamos la agresión, no podemos llegar al todo vale"

"No aceptamos la agresión al Ministerio de Desarrollo Social en Rosario donde quemaron las puertas y rompieron vidrios. No podemos llegar al todo vale". El gobernador Hermes Binner se mostró disgustado con la reacción de un grupo de manifestantes quienes durante varios días montaron un piquete frente al edificio oficial. En este contexto ratificó, además, que a partir de ahora se trabajará para "garantizar el tránsito" ante las llamadas protestas sociales.
Paralelamente, el responsable de Desarrollo y Coordinación de Municipios y Comunas del Ministerio de Desarrollo Social, Julián Galdeano, se mostró disconforme con la decisión del juez Juan Andrés Donnola de llamar a una conciliación a los manifestantes que durante cuatro días quemaron cubiertas en 27 de Febrero y Alvear.

"No nos parece mal que se garanticen las instancias de diálogo. Lo que parece ilógico y contrario al sentido común es que se cometan ilícitos. Cualquier hijo de vecino que hiciera el 10 por ciento de los daños que se cometieron acá, iría preso. ¿Por qué nosotros tenemos que justificar este tipo de reclamo con violencia? Se hicieron muchos destrozos, no sólo al edificio de Desarrollo Social, sino también a los vecinos", puntualizó.

El funcionario subrayó que la resolución de Donnola "desconoce a priori una política que existe con los centros comunitarios y organizaciones sociales. Eso preexiste al conflicto". "Lo que buscábamos era que no se legitimara desde los poderes del Estado la violencia como metodología de protesta y mucho menos el daño. Tiene que haber un límite, no ya en lo demanda, sino en los mecanismos de reclamo social", señaló además.

Sin medias tintas, Galdeano consideró que "la Justicia tiene que hacer cumplir la ley".

Pagar. "A las puertas y los vidrios los van a pagar toda la población. Estamos preocupados; esperamos que no vuelva a ocurrir", dijo Binner sobre los destrozos.

Y luego se explayó en torno a la necesidad de que las calles estén liberadas a pesar de las protestas. "Vamos a tratar de garantizar el tránsito de la única forma que podemos hacerlo: convenciendo a la gente, solucionando sus problemas y asumiendo los derechos de todos". Aun así, el gobernador aclaró que "el gobierno es respetuoso de la demanda de la población".

La Justicia pidió conciliación y los manifestantes de 27 de Febrero y Alvear, que llevaron a cabo el acampe con corte de calle durante esta semana, acataron ese pedido el jueves a la tarde. Según aclararon, la tregua será por 48 horas.

De todos modos decidieron instalarse en la plaza 25 de Mayo, frente a la Municipalidad, pero el mismo viernes al anochecer abandonaron el lugar; ayer por la mañana La Capital pudo constatar que ya no estaban.

Comentá la nota