Se acentuó la rebaja de las tasas de interés para empresas

Se acentuó la rebaja de las tasas de interés para empresas
ADELANTOS Y DESCUENTOS DE CHEQUES, POR DEBAJO DEL 12% ANUAL. PERO, NO APARECE LA DEMANDA
El contexto de elevada liquidez, recuperación de depósitos (especialmente plazos fijos) y la estabilidad del dólar llevaron a los bancos a lanzar una agresiva guerra de tasas de interés para incrementar el crédito a las empresas.

Sin embargo, continúa sin aparecer la demanda. Los datos a fines de octubre todavía muestran que el movimiento crediticio es muy lento y que las líneas destinadas a empresas muestran apenas un leve incremento. Esto se explica en que los signos de reactivación aún no son demasiado firmes y en que no hay planes de expansión, considerando que la mayoría de las compañías está trabajando por debajo de su capacidad instalada. Por lo tanto, las compañías prefieren por lo general no cargarse una «mochila financiera» cuando aún no aparece con claridad la salida de la crisis.

La abrupta caída de la tasa testigo que monitorea el Banco Central para los adelantos en cuenta corriente a empresas es fiel reflejo de lo acontecido en las últimas semanas. El costo de este financiamiento de corto plazo en pesos ha pasado en los últimos 60 días del 15% anual a menos del 12%, cuando unos meses atrás (específicamente antes de las elecciones legislativas de fines de junio) oscilaba entre un 18% y un 20% anual.

En la Bolsa

Con el descuento de cheques sucedió algo similar: las tasas se desplomaron y basta observar cómo se negocian los cheques diferidos en la Bolsa porteña. A 30 días, la tasa de descuento es de apenas un 11,50%, a 60 días pasa a un 12,5% y a tres meses salta a un 13% anual.

Ante la apatía de la demanda crediticia del sector privado, el BCRA dejó de tomar como referencia a la tasa Prime (para préstamos de 30 días a empresas de primera línea) y comenzó a seguir la evolución del costo de los descubiertos en cuenta corriente en pesos de más de $ 10 millones por estar más activos.

Como consecuencia de la crisis financiera mundial, los bancos locales se aferraron a su más básico instinto de supervivencia priorizando la posición de liquidez. Así colocaron sus excedentes financieros principalmente en los bonos del BCRA (Lebac y Nobac) y también en pases pasivos en el ente monetario. Pero han llegado a niveles de liquidez que prácticamente complican las operaciones, dado que las tasas ofrecidas por las Lebac como por las Nobac vienen cayendo sostenidamente y otro tanto ocurre con la de los pases pasivos. En los últimos 30 días, los bancos aumentaron por un lado en más de $ 3.200 millones la tenencia de Lebac, redujeron en $ 2.200 millones la de Nobac, pero incrementaron los pases pasivos en casi $ 2.300 millones.

Licitaciones

Hay que tener presente que los rendimientos ofrecidos en las licitaciones del BCRA están en la actualidad en torno al 12% anual promedio mientras que por los pases pasivos el ente monetario paga un 9% anual.

Si bien los bancos lograron defender la rentabilidad en lo que va de 2009 (vía suba en los precios de los bonos y comisiones por servicios), el estar tan líquidos obligó a un replanteo de los nuevos flujos de dinero que llegan a las sucursales, con el objetivo de potenciar las ganancias. La reducción de tasas resulta generalizada: la interbancaria ya se ubica en un 8,7% anual a 7 días), la Badlar para plazos fijos de más de $ 1 millón (en un 11,2%), y las cauciones en pesos están en un 8%.

Por otra parte, el sector privado intenta aprovechar esta fuerte liquidez para salir a tomar fondos a través del mercado de capitales.

Por ejemplo, Toyota salió a colocar esta semana una ON por $ 70 millones, la provincia de Córdoba emitiría finalmente su bono en dólares por u$s 150 millones, mientras que Garbarino se apresta a emitir su primer Valor de Corto Plazo, tras haber sido uno de los principales colocadores de fideicomisos financieros, al tiempo que Cencosud también realizaría su primera salida al mercado de capitales.

Comentá la nota