Acentúa Obama su giro populista

WASHINGTON.- "Populista, demagógico, seductor." Estos fueron los calificativos que en los últimos días se ganó el presidente Barack Obama, quien, en franca hiperactividad desde el duro revés electoral de hace una semana, anunció ayer medidas para "ayudar" a los ciudadanos de clase media a llegar a fin de mes.
"Estamos luchando cada día para que los estadounidenses vuelvan a tener trabajo, para crear buenos puestos y para fortalecer nuestra economía a largo plazo", dijo el presidente. "Vamos a terminar con la epidemia del desempleo", prometió.

Los anuncios forman parte de un esfuerzo urgente de la Casa Blanca por recuperar la conexión con el votante después de la inocultable señal de alarma que provocó la derrota electoral del Partido Demócrata en Massachusetts, la semana pasada. Algo que la tomó con la guardia totalmente baja.

Con una economía en recesión, Obama anunció medidas con impacto directo en el bolsillo de los votantes de todas las edades. "Un esfuerzo por seducir a las clases medias", dijeron analistas locales.

Así, para los jóvenes estudiantes anunció facilidades en el pago de sus préstamos universitarios. Para los adultos, beneficios fiscales si tienen hijos. Y para los que tengan a su cargo jubilados, un incremento en la ayuda. Ningún escalón de la pirámide poblacional quedó exento de la mano de este Obama preocupado por "ayudar" de modo directo a los ciudadanos.

Las medidas incluyen beneficios fiscales para los planes de jubilación y la creación de un programa que limite los pagos de los préstamos estudiantiles.

También habrá beneficios fiscales para familias con hijos que ganen menos de 85.000 dólares anuales.

"La clase media ha estado bajo asalto durante largo tiempo. Ha recibido el gran impacto de la crisis", dijo Obama, y aclaró que las medidas apuntan a la llamada "generación sándwich", es decir, la que tiene hijos y padres dependientes a cargo.

Sin arrojar petardos, el mercado reaccionó con una leve mejoría tras una semana de retroceso, afectados también por la ofensiva del mandatario contra los bancos. Los analistas locales atribuyeron la calma, sin embargo, a las mayores certezas sobre la continuidad de Ben Bernanke al frente de la Reserva Federal. Bernanke tuvo un papel clave en el manejo de la crisis financiera, motivo por el cual la Casa Blanca defendió su continuidad en el cargo. Sin embargo, varios senadores habían expresado su oposición a otorgarle un nuevo mandato.

Desempleo

"Crear trabajo de calidad, sustentable, es lo más importante que podemos hacer para reconstruir la clase media y no voy a descansar hasta que hayamos hecho eso", dijo Obama, que, hasta ahora, en el primer año de gobierno, ha invertido sus mayores esfuerzos en la aún incierta reforma del sistema de salud.

Pese a la urgente reacción de la Casa Blanca tras la alarma de Massachusetts, las medidas que propuso el presidente no son de aplicación inmediata, ya que deben ser aprobadas por el Congreso.

Envalentonada tras la victoria de la semana pasada en un tradicional bastión demócrata, la oposición republicana cuestionó ayer lo que considera un paquete de "relaciones públicas y de maquillaje" y puso en duda la importancia de las iniciativas.

"Los republicanos proponemos soluciones de sentido común para crear empleos para las familias en dificultades y para las pequeñas empresas", afirmó el líder republicano en la Cámara de Representantes, John Boehner.

En forma coincidente, buena parte de los programas de noticias que informaron sobre los anuncios de Obama incluyeron las expresiones "populista" o "demagógico" para dar cuenta del contenido. Y aludieron a una estrategia presidencial destinada a seducir a la clase media en momentos en que su popularidad sigue en baja.

Eso se extendió a medios como The New York Times y The Washington Post , a los que se considera de pensamiento afín con la gestión del presidente. Otro tanto se reiteró en los blogs más reconocidos en materia de actividad política en Washington.

Obama hizo sus anuncios acompañado por el vicepresidente, Joe Biden, que encabezó un grupo de trabajo especialmente creado para evaluar el problema del desempleo.

"Ojalá nos hubiéramos apurado un poco más", deslizó ayer a LA NACION una fuente legislativa del partido demócrata, en alusión al desgaste popular que viene sufriendo la administración de Obama.

Según la Casa Blanca, los asuntos económicos y los esfuerzos por reanimar el mercado laboral estadounidense serán los "temas clave" del primer discurso sobre el Estado de la Nación que el presidente pronunciará mañana en horario pico, en el que se espera que el mandatario intente "relanzar" su gobierno.

Comentá la nota