Aceleran gestiones de financiamiento extra para cubrir el déficit chaqueño

La provincia imprimirá mayor velocidad —en noviembre— a las gestiones ante el gobierno nacional en busca de la prometida asistencia financiera para cubrir el déficit de cuenta corriente acumulado en el año, por efecto combinado de la caída de la coparticipación y el aumento del gasto.
Según lo ya adelantado por el mismo gobernador Jorge Capitanich, los fondos se podrán conseguir desde una multiplicidad de fuentes, todas con centro en el gobierno nacional. Aunque desde el Ejecutivo chaqueño también se negó la intención de tomar nueva deuda para cubrir el gasto devengado hasta fin de año, la reforma de la reciente Ley de Responsabilidad Fiscal, (LRF) habilita éste y otros caminos para obtener financiamiento extra, que en el caso del Chaco marca desde septiembre pasado la necesidad de unos 400 millones de pesos.

En principio, desde el Ejecutivo se conquistó la ampliación hasta 250 millones de la cobertura de la Anses del déficit previsional del Chaco y se adelantó la posibilidad de ampliar el Programa de Asistencia Financiera que reprogramó vencimientos de la deuda, para cubrir hasta diciembre la totalidad de los vencimientos de Capital e Interés. Esta posibilidad de ampliar el PAF de este año, estuvo complementada aun antes de la reforma de la LRF con una reprogramación del 100 % de los vencimientos del año que viene.

Pero en el corto plazo, la provincia depende de la llegada de fondos nacionales extra para cubrir déficit de cuenta corriente, por ahora acomodado con el corrimiento del pago de sueldos estatales y del aumento de la deuda flotante, devengada y con orden de pago —pero no efectivizada- con proveedores.

La leve mejora de los recursos federales en el último mes, junto a los mejores pronósticos de recuperación de la actividad económica en el último trimestre, alentó expectativas de mejor cobertura, aunque el aumento de recursos está muy lejos de recuperar lo perdido este año por la crisis.El deterioro de la cadena de pagos estatal, amenaza no sólo la postergación de compromisos con proveedores, sino también la efectivización del cronograma salarial hasta fin de año, que incluye el pago del medio aguinaldo. Los mecanismos de nueva deuda que prevé colocar la Nación también alientan a que el Chaco logre fondos extras, también por medio de aportes directos del Tesoro nacional, que además programa recurrir a fuentes financieras propias como el Banco Central y la Anses.

El nivel de coordinación alcanzado con la administración federal asegura en tanto al Chaco en este fin de 2009 un importante flujo de fondos en obra pública, como el programa de 5000 viviendas, que estará en diciembre en plena ejecución simultánea. Este aporte promete seguir movilizando buena parte de la actividad económica, a pesar de la continuidad de la estrechez de la caja provincial.

Comentá la nota