Acelera al máximo

El nivel de Nalbandian crece en cada partido; venció a Murray por 7-6 (7-3) y 6-3, y hoy se medirá con Davydenko; la esperanza rumbo a la final de la Copa Davis
PARIS.- Como en 2007, David Nalbandian parece desplegar toda su categoría en la recta final de la temporada. Hace doce meses, en un sprint inolvidable, obtuvo los títulos de los Masters Series de Madrid y París, y terminó entre los diez mejores del mundo tras varios meses de irregularidad. Este año no pudo repetir en la capital española, pero obtuvo el torneo de Estocolmo, llegó a la final en Basilea y ahora está a dos pasos de conquistar otra vez la Ciudad Luz.

El cordobés volvió a demostrar que atraviesa por un gran momento en su juego, en una curva ascendente con ritmo acelerado hacia su mejor nivel. En los cuartos de final del torneo que se juega en el Palais Omnisport de Bercy, derrotó a Andy Murray, el número 4 del mundo, por 7-6 (7-3) y 6-3, en 1h44m; hoy, en busca de la final, se medirá desde las 11 de Buenos Aires con Nikolay Davydenko. El ruso impidió un aperitivo de la definición de la Copa Davis al ganarle a Rafael Nadal por 6-1 y abandono por lesión (ver aparte). La otra semifinal estará a cargo del francés Jo-Wilfried Tsonga y el norteamericano James Blake.

La escalada en el tenis de Nalbandian pareció reflejarse en el duelo ante Murray, en el que rindió de menor a mayor. Más allá del éxito en sets corridos, el unquillense podría haber ganado incluso por un resultado más holgado, ya que en el primer set sólo aprovechó una de las seis chances de quiebre que tuvo; con excelentes devoluciones, ponía en aprietos al escocés sobre su segundo saque. Sin embargo, Murray se defendió bien y Nalbandian debió esperar a resolverlo en el tie-break, que cerró con un passing cruzado a la carrera.

Dentro de un partido muy entretenido, con varios toques de jerarquía y una búsqueda incesante de ángulos, Nalbandian se decidió a no dejar escapar la oportunidad, con un juego agresivo que lo llevó varias veces a la red (ganó 21 de los 25 puntos jugados en esa zona). Quebró en el comienzo del segundo parcial, y se sucedieron un par de breaks por lado, hasta que el cordobés sentenció el match con una volea que dejó por el piso al escocés. Finalista del US Open y ganador de otros dos Masters Series (Cincinnati y Madrid), Murray no escatimó elogios: "Estoy decepcionado por la derrota, pero satisfecho por caer ante un rival tan bueno como David, que jugó muy bien".

"Estoy muy conforme con mi rendimiento. Jugué casi perfecto. Fue un gran partido para ambos, pero estoy contento de haber ganado en dos sets, porque fue muy duro. Tengo una buena devolución y eso es importante en estos torneos bajo techo, y mi servicio también es un poco mejor adentro que afuera", dijo el defensor del título.

El triunfo deja a Nalbandian, por ahora, en el 11° puesto de la Carrera, el ranking que marca el ingreso de los ocho primeros en el Masters de Shanghai. El cordobés tiene que ser campeón en París para conseguir el pasaje para el torneo que lo vio consagrarse hace tres temporadas. Con 320 puntos, está a 36 unidades de quien, por ahora, ocupa el octavo puesto, el francés Gilles Simon. Sin embargo, todavía no decidió si concurrirá en caso de clasificarse, ya que su gran objetivo es la final de la Copa Davis, que se disputará dentro de tres semanas, en Mar del Plata.

"Aún tengo algunos partidos que jugar aquí. Veremos qué pasa, pero no estoy pensando en Shanghai. Si me clasifico, aún tengo que analizar si voy", dijo el cordobés. Hoy se medirá por décima vez con Davydenko, en un historial con ventaja de 5-4 para el argentino. Desde la semifinal ante Rusia, que cerró justamente con una caída ante Davydenko, Nalbandian acumula un récord de 13 triunfos y sólo dos caídas; también está cerca de finalizar por sexto año seguido en el top ten. Aunque lo mejor, claro, es la buena forma rumbo a la ansiada búsqueda de la Ensaladera.

29 son los triunfos que Nalbandian totaliza ante rivales ubicados dentro de los diez mejores del mundo. A los que más veces venció en esta condición fue a Roger Federer (7) y Nikolay Davydenko (4).

Comentá la nota