Se acelera el éxodo en la Provincia

Los bloques del FpV y del PJ sufrirían rupturas en al menos 80 distritos, debido a la salida masiva de dirigentes y concejales que se alejan del kirchnerismo. La situación también impacta con fuerza en la Legislatura
Los bloques del FpV y del PJ sufrirían rupturas en al menos 80 distritos, debido a la salida masiva de dirigentes y concejales que se alejan del kirchnerismo. La situación también impacta con fuerza en la Legislatura

El kirchnerismo atraviesa por un momento delicado. El heterogéneo armado político que logró conformar el ex presidente, mediante colectoras y otros artilugios legales, se está desmoronando a pasos acelerados, especialmente en la provincia de Buenos Aires.

A la salida del santafesino Carlos “Lole” Reutemann del bloque oficialista del Senado, en territorio bonaerense ayer se conocieron nuevos alejamientos del espacio K, que impacta principalmente en los Concejos Deliberantes. Las razones de esta movida radican en la debacle en la que está inmersa el Gobierno nacional ante la difícil situación económica, la crisis con el campo y las fracturas del justicialismo a nivel nacional.

El éxodo de dirigente de las filas K suma va-rios casos. Por ejemplo, en Berazategui, los ediles Mario Giacobbe; Jorge Sivori; Alejandro Sivori; la consejera escolar y presidenta del bloque del FpV Mónica Núñez, y el diputado provincial Ricardo Giacobbe, más un centenar de militantes y dirigentes, ayer confirmaron que decidieron emprender un rumbo distinto al de la Casa Rosada y se sumarán al justicialismo disidente. “Se rompió la relación del FpV con la gente a partir del conflicto con el campo”, le dijo Giaccobbe a Hoy tras pegar el portazo.

Una situación similar ocurrió, días atrás, en Esteban Echeverría donde dos concejales (Ramón Vallejo y Roberto Devoto) que formaban parte del kirchnerismo se alejaron del oficialismo y conformaron un nuevo interbloque opositor.

También se conoció que en la localidad de 25 de Mayo varios ediles decidieron alejarse del espacio K para sumarse también al PJ disidente: ellos son Federico Tonelli, Celina Caronello, Guillermo Vega y Mercedes Rocco. Además, numerosos concejales de movimientos piqueteros rompieron con el kirchnerismo, y armar sus propios espacios.

Esto es sólo un anticipo de lo que va a venir. Analistas de la política provincial vaticinan que en alrededor de 80 distritos bonaerenses, que actualmente son comandados por kirchneristas o aliados K, se producirán rupturas en los bloques. Y no son pocos los que creen que muchos intendentes, que aún no se animan a distanciarse de la Casa Rosada, van a tener serios problemas de gobernabilidad.

Además, tal como lo viene informado Hoy, a mediados de marzo se oficializaría la ruptura del bloque de diputados (ver aparte).

El kirchnerismo también perdió al grueso de los intendentes radicales K que masivamente pasaron a formar parte del espacio de Julio Cobos. En casi todos los casos, estos jefes comunales está negociando integrarse a la alianza entre la UCR y la Coalición Cívica, aunque existen algunas reservas por parte de los boinas blancas en relación a las condiciones de regreso de aquellos que fueron expulsados del partido por adherir a la Concertación plural.

Según pudo saber Hoy, las negociaciones están más avanzadas con los jefes comunales de San Pedro, Mario Barbieri, y de Ramallo, Ariel Santalla, para que se sumen al frente UCR-CC. Pero existen algunas reservas en las conversaciones que mantienen con otros intendentes cobistas como Mario Meoni (Junín) y Héctor Gutiérrez (Pergamino). Todo indica que la rosca recién comienza.

Comentá la nota