Acciones para pecadores: los papeles ligados al vicio rinden más a largo plazo

Un estudio académico mostró recientemente que los papeles de empresas ligadas al tabaco, el juego, el alcohol y la pornografía rindieron 3,5 puntos más que el resto del mercado durante 41 años consecutivos. Además, los papeles atados a los vicios siguen dando retornos en épocas de crisis económicas. Ser "socialmente irresponsable" sigue siendo lucrativo
Sin ánimos de llevar a los inversores hacia la condena eterna, por estos días son muchos los analistas financieros que están advirtiendo acerca de los jugosos retornos que pueden dejar las acciones de empresas ligadas al pecado o al vicio.

Durante los 41 años que terminaron en 2006, las acciones de empresas que están en el negocio de las bebidas alcohólicas, el tabaco o los juegos de azar ganaron unos 3,5 puntos porcentuales al año más que otros papeles, según un nuevo estudio publicado en el Journal of Financial Economics. Irónicamente, los inversores escrupulosos podrían haber creado esa ganancia, al rehuir de las acciones pecaminosas y dejarlas a precios de rebaja para otros ahorristas menos rectos.

Los autores del estudio, Harrison Hong de la Universidad de Princeton y Marcin Kacperczyk de la Universidad de Nueva York, mostraron que el Fondo VICEX, que apuesta a acciones de alcohol y tabaco, superó al índice S&P 500 en los últimos tres años hasta marzo de 2008, aunque se quedó atrás el año pasado. Mientras tanto, la performance de papeles pecaminosos es seguida por un promedio de 1,3 analistas, contra el promedio de 1,7 que siguen a otros papeles.

La inversión socialmente irresponsable ofrece, además, otras tres ventajas. Primero: los bienes y servicios ligados a los vicios tienden a venderse relativamente bien durante las crisis económicas. Segundo: las acciones de bajo precio suelen ofrecer grandes dividendos en relación a su valor. Y tercero: es común que las empresas "pecaminosas" tengan un estilo conservador a la hora de manejar su contabilidad, ya que sus productos están sujetos a estrechos controles reglamentarios.

Aún así, es aconsejable elegir cuidadosamente el pecado en el que se va a invertir. A los inversores que eligieron apostar a los cigarrillos y a la cerveza en los últimos tres años les fue mucho mejor que al resto del mercado, que ha perdido alrededor de un tercio de su valor en ese tiempo. Mientras tanto, a los que pusieron una ficha en las empresas ligadas al juego les ha ido mucho peor, ya que los casinos han sufrido por estar profundamente endeudados y porque en el último tiempo han visto disminuir la afluencia de turistas a las salas de apuestas. Las empresas ligadas a la pornografía que cotizan en bolsa también han perdido atractivo. En el caso de Playboy, se sabe que sus mayores pecados han sido siempre la mala gestión y un apego casi obsesivo al modelo de negocios de los ‘70. La revista de hoy es demasiado obscena para los lectores del metro y no lo suficientemente obscena para los consumidores de material porno.

Comentá la nota