El accionar de gendarmería se siente en la capital provincial.

La presencia de gendarmes de Buenos Aires y Córdoba custodiando las calles de la capital de la provincia, se ha convertido en una de las últimas esperanzas para frenar la inseguridad que azota a Mendoza y pone en evidencia la ineficacia del Ministerio de Seguridad del gobierno de Celso Jaque.
Dimos una recorrida por las calles de la capital y en cada cuadra observamos a uno o dos gendarmes atentos a lo que sucede las 24 horas del día. También tuvimos la posibilidad de presenciar dos detenciones, una a un hombre que había robado en calle Lavalle y San Juan, y la otra en el kilómetro cero, avenida San Martín y Peatonal Sarmiento, en donde un individuo fue interceptado por movimientos sospechosos.

La forma de proceder de los gendarmes es sin duda más efectiva que la que aplica la policía de la provincia. Con decisión y rudeza los delincuentes son contenidos por estos uniformados.

Por el momento, como gendarmería no está autorizada a detener a las personas, tiene que solicitar movilidad policial para trasladar a los detenidos la comisaría más cercana.

Comentá la nota