Acción Marplatense medita cuál será su posición respecto del kirchnerismo

Acción Marplatense medita cuál será su posición respecto del kirchnerismo
El escenario más conveniente para Acción Marplatense es el de presentarse con boleta única en las elecciones. Sin embargo no se descarta que el kirchnerismo le pida un gesto de "gratitud" a Gustavo Pulti, tras haber recibido fuertes apoyos del Gobierno nacional.
La elecciones legislativas del mes de junio despiertan al menos dos sensaciones en el intendente Gustavo Pulti. Por un lado, las encuestas le dan la tranquilidad de saber que su gestión de gobierno cuenta con un importante nivel de aceptación entre los marplatenses y que por lo tanto su partido tiene casi asegurada una victoria. Pero por otra parte, sabe que en la Quinta de Olivos ese capital político es visto con atracción. El jefe comunal asegura que en sus visitas a la residencia presidencial de los últimos días "nunca se habló de política". La semana pasada Pulti estuvo sentado en primera fila en un acto en la Casa Rosada cuando la Presidenta Cristina Fernández firmó con varios municipios su adhesión al Fondo Solidario con el que se distribuyó parte de las retenciones a la soja. Al día siguiente, el intendente escuchó otra vez en vivo, en el quincho de Olivos, a la Presidenta presentar el plan de seguridad del Gobierno nacional que se implementará en grandes centros urbanos, entre ellos, en Mar del Plata.

En la Municipalidad aseguran que hasta ahora, jamás se le pidió al intendente sumarse formalmente a las filas kirchneristas. Pero no por eso se descarta que en los próximos días, desde el Gobierno nacional, alguien le pregunte qué planes tiene.

Una nota de opinión publicada ayer en el diario La Nación, removió al avispero. Allí se informaba que el fin de semana Néstor Kirchner se reunió con algunos hombres de su confianza para analizar cuál es el panorama político en la Provincia. El presidente del PJ cayó en la cuenta de que hay tres ciudades grandes en las que el kirchnerismo no logra hacer pie, manejadas por intendentes que miden bien en las encuestas, a los que bien se los podría tentar para que apoyen su candidatura a diputado nacional, aportándole votos que le permitan distanciarse de Francisco De Narváez. ¿De qué manera? Invitándolos a ellos mismos a postularse para senadores provinciales. Los mencionados fueron el bahiense Cristian Breintestein, el platense Pablo Bruera y el marplatense Gustavo Pulti. Si bien el artículo fue leído con atención tanto por Pulti y los suyos como por la oposición, todos coincidieron en que la hipótesis no tiene ningún asidero. "La gente no votaría jamás a alguien para que fuera senador, sabiendo que seguirá siendo intendente", fue el análisis elemental de un concejal para desacreditar la idea.

Lo que sin embargo nadie descarta es que tarde o temprano a Pulti le llegue la hora de tener que definirse respecto de si se mostrará o no junto al kirchnerismo en las elecciones.

El jefe comunal sabe que lo que más le conviene es concentrar todas sus fuerzas en la ciudad, mostrándose como un partido vecinal independiente, que sabe sacar provecho del vínculo con la Casa Rosada como lo hicieron los que lo antecedieron. Hay quienes creen que podrá maniobrar para mantenerse en ese lugar.

La experiencia de Daniel Katz, quien se abrazó al kirchnerismo y terminó cooptado por él, atemoriza a Acción Marplatense.

Si bien todavía no hay encuestas al respecto, se supone que el caudal de votos del partido de Pulti bajaría bastante si su boleta quedara unida de algún modo a la de Néstor Kirchner.

La gestión de Pulti tiene un 53% de aceptación en la ciudad. La imagen positiva de Kirchner en Mar del Plata ronda el 18%. Unir la boleta de Acción Marplatense a la del kirchnerismo sería por lo tanto demasiado costoso para Pulti. Al intendente le queda esperar y diseñar acuerdos menos explícitos, que sean entendidos como gestos de gratitud que alcancen a satisfacer a un Gobierno nacional que hasta ahora, es innegable, le dio fuertes apoyos a su gestión.

Comentá la nota