Accatino destaca chequeos en producción petrolera y asegura que despidos están bajo control

El ministro de Producción, Juan Accatino, estimó hoy que la provincia de Río Negro cobra entre 270 y 280 millones de pesos por año por regalías hidrocarburíferas (petróleo y gas); aseguró que los controles de producción son aceptables, pero que se pueden mejorar mucho más; y afirmó que la situación generada por despidos en el sector privado en Catriel "está controlada".
Accatino explicó que hay un doble control (de la extracción de los recursos no renovables), ya que están las declaraciones juradas que efectúan las empresas, pero también funcionan los puntos de mediciones, a cargo de inspectores. "Hay siete u ocho puntos de entrega por donde pasa el crudo y el gas", dijo el ministro.

"Se chequean las declaraciones juradas con el caudal que pasan por las cañerías", agregó Accatino, en declaraciones a Radio Encuentro, de Viedma.

"Estamos convencidos que los controles son buenos, pero también que los podemos mejorar y mucho, pero estamos pretendiendo –impulsado por todos los gobernadores de provincias petroleras- implementar el sistema de telemedición, para tener al instante en pantallas de computadoras la producción, segundo a segundo. Se puede lograr y solo es cuestión de inversión. Río Negro lo ha propuesto hace mucho tiempo", detalló en cuanto a los sistemas de control.

Refirió que tiene que ser un sistema único de telemedición, sobre todo porque en la región hay cañerías interjurisdiccionales, porque reconoció que inicialmente "esto no fue diseñado como provincias, sino como una cuenca petrolera" regional.

Aclaró que hay pozos de petróleo y gas en la zona del Alto Valle, que incluye a Huergo y Mainqué, Allen, Fernández Oro, General Roca, Contralmirante Cordero y Campo Grande. "Hay entre ocho y nueve municipios que están cobrando regalías como productores" de petróleo y gas, además de Catriel, tradicional productora.

Consultado acerca de la cuestión laboral del sector, Accatino detalló que "la situación de despidos, generada últimamente, está controlada porque el Ministerio de Trabajo de la Nación convocó a conciliación obligatoria y, por lo tanto, hoy no deberíamos tener dificultades de despidos. Y las empresas que estaban a punto de efectuarlos, como saben que serán llamadas a conciliación obligatoria, han frenado la expulsión laboral".

Destacó que "lo que ha llegado claramente a todas las empresas es que las provincias (de la región patagónica, principalmente) se han unido para pelear a fin de que no hayan despidos y esto ha frenado bastante la situación".

Detalló además que se ha acordado en Catriel la conformación de una comisión permanente para seguir, desde distintos sectores, paso a paso cada una de las situaciones que se generan mayores en el importante sector productivo rionegrino.

Finalmente, destacó la decisión del gobernador Miguel Saiz de contar con la Dirección de Hidrocarburos en Catriel, donde "no había cabeza política, sino un equipo técnico, por lo que ahora sumamos una cabeza política y tendremos un representante en la primera trinchera en la zona netamente productora como Catriel". (ADN)

Comentá la nota