Acatamiento local dispar a la protesta del gremio mecánico

Plan de lucha desde la semana pasada

El Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA) reclama un aumento salarial. En San Nicolás, dos concesionarios adhirieron ayer al paro de 8:00 a 12:00. Si el conflicto continúa, mañana habrá una medida de fuerza por 24 horas.

El Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA) retomó ayer las medidas de protesta en reclamo de un aumento salarial del 50 al 60 por ciento para los trabajadores que se desempeñan en concesionarios. El plan de lucha incluyó durante la jornada pasada, un paro de cuatro horas -de 8:00 a 12:00- y prevé otro de 24 en todo el sector metalmecánico para mañana si el conflicto se mantiene. El acatamiento en San Nicolás fue dispar.

Según informó a EL NORTE el delegado local de SMATA César Degano, “de los cinco concesionarios de nuestra ciudad, dos acataron la medida de hoy (por ayer)”.

“La semana pasada sólo un concesionario se vio afectado por el plan de lucha. A nivel central, hubo una reunión en la que la Asociación Concesionario de Automotores de la República Argentina (ACARA) ofreció un 30 por ciento de aumento, que se sumaría al 10 que ya se está cobrando. Como la propuesta fue considerada insuficiente por el gremio, retomamos la protesta esta semana. El paro del miércoles (por mañana) está sujeto a la posibilidad de que se arribe a un acuerdo en las próximas horas”, detalló.

Impacto de la crisis

El SMATA decidió continuar con el plan de lucha, luego de que fracasara una propuesta llevada al Ministerio de Trabajo en la que se preveía firmar un acuerdo salarial que sumaba un total de 40% de aumento sobre los básicos del convenio, desglosados en un 25% retroactivo al 1º de septiembre, otro 10% en diciembre y un 5% en mayo del año próximo.

Hasta el momento, hubo movilizaciones con cortes de calles, avenidas y volanteadas en distintas ciudades del país.

La actividad automotriz es una de las que está recibiendo el impacto de la crisis financiera internacional, dado al recorte de pedidos desde el exterior.

En este sentido, la semana última la francesa Renault dejó sin efecto los contratos de 300 trabajadores eventuales en Córdoba, mientras que en Santa Fe, General Motors reincorporó a 500 trabajadores a los que había cesanteado el jueves último, al aceptar la conciliación obligatoria dispuesta por la cartera laboral provincial.

Fuentes gremiales manifestaron que la empresa habría accedido a reubicar a los 500 empleados, los que se reincorporarán luego del 3 de noviembre, tras el receso programado por GM.

En el SMATA esperan que luego de estas semanas, la situación se regularice y se retome el nivel de producción normal.

Panorama bonaerense

La semana pasada, este medio consultó a Juan Carlos Uboldi -presidente de la Asociación de Industriales de la provincia de Buenos Aires y vicepresidente 3º de la Federación de Comercio e Industria local- sobre la crisis económica, la situación en Argentina y las consecuencias en San Nicolás.

“ADIBA realizó un relevamiento en más de 100 Cámaras bonaerenses, y si bien la realidad es dispar, se puede hablar de entre un 20 y un 30 por ciento de caída de la actividad. De todos modos, la realidad de nuestra ciudad es bastante atípica en comparación con el resto de la provincia. Hay una retracción de la actividad pero no alcanza el promedio que hablábamos”, informó. Sin embargo, el Contador no descartó repercusiones del contexto desfavorable en las próximas semanas.

Producto de la consulta sectorial que efectuó la Asociación de Industriales bonaerenses, resultó que en el sector autopartes: no hay despidos directos, sí algunas suspensiones, desvinculación de contratados por agencia y reestructuración de turnos, la capacidad utilizada cayó un 20% y se anticiparon algunas vacaciones y licencias. Además se desarrollan planes de mantenimiento preventivo, los pedidos de las terminales no se han renovado en su totalidad (se hacen extensiones o ampliaciones de pedidos anteriores) y aún no se conocen los planes de producción para el año 2009. Existe temor fundado por la importación de autopartes de China y Brasil y la posibilidad de triangulación China-Brasil.

Comentá la nota