Acasuso quiere ser campeón después de tres temporadas.

Acasuso quiere ser campeón después de tres temporadas.
En Viña del Mar, donde fue campeón en 2006, se impuso a Robredo e irá por el cuarto título de su carrera.
Después de tres años, José Acasuso quiere volver a celebrar un título de ATP. Y lo quiere hacer allí, donde festejó por última vez, sobre el polvo de ladrillo de Viña del Mar. El misionero se metió en el encuentro decisivo con un muy buen triunfo sobre el español Tommy Robredo por 5-7, 6-2 y 6-4, en 2h12m, y tendrá como adversario al ganador del duelo que al cierre de esta edición disputaban el uruguayo Pablo Cuevas y el chileno Fernando González, que anteanoche apabulló a Juan Mónaco por 6-0 y 6-2.

Acasuso, de 26 años y ubicado en el puesto 46° del ranking, vuelve a disputar una definición en el circuito mayor después de casi doce meses: la última fue en la Copa Telmex de Buenos Aires, en la que cayó en tres sets frente a David Nalbandian. La de hoy será su undécima final, y además de aquella celebración en Viña 2006, también alzó el trofeo principal en Sopot, Polonia, en 2002, y en Bucarest, en 2004.

Ayer, Acasuso se dio el gusto de igualar la estadística ante Robredo. "Fue un partido muy duro, como siempre que me toca jugar contra él. Pero estoy feliz porque esta victoria me da mucha confianza para lo que viene. Este es mi primer torneo del año y creo que es un muy buen comienzo", dijo el misionero, que desde hace algunas semanas es entrenado por Gabriel Markus.

Frente a Robredo, Acasuso protagonizó un duelo muy parejo. El argentino llegó a estar 4-2 en el primer parcial, pero no pudo conservar esa diferencia y se le escapó el set. Sin embargo, no se dejó caer, comenzó a dominar con la derecha y consiguió otro quiebre en el arranque del segundo capítulo; a partir de allí se lo vio más sólido y firme. El tercer capítulo se disputó a todo o nada: sólo hubo una chance de quiebre, y fue la que tuvo Acasuso en el primer match-point para cerrar el partido.

La buena actuación en este certamen le permitirá recuperar confianza y posiciones en el ranking a Acasuso, que después de aquel sinsabor en la final de la Copa Davis en Mar del Plata, quiere reencontrarse con su mejor juego y regresar al primer nivel.

* Francia y Croacia acaparan las otras finales

En Johannesburgo, Jo Wilfried Tsonga se medirá en la final con Jeremy Chardy, que salvó tres match-points frente a David Ferrer, al que le ganó por 1-6, 7-6 (11-9) y 7-6 (7-4). En Zagreb, Croacia, definen los locales Marin Cilic y Mario Ancic.

Comentá la nota