“Se acabó el Neuquén del cuerno de la abundancia”

La vicegobernadora Ana Pechen dialogó con este diario, a pocos días de que se cumpla el primer año de gestión. Sostuvo que el Neuquén de la abundancia se terminó. Pero que se puede mirar con cierto optimismo el año próximo. Destacó como un logro el proceso de renovación de la Corte. Y los consensos legislativos.
La vicegobernadora Ana Pechen tiene muy en claro que se termina un año signado por “la estrechez” económica. En su oficina de la Legislatura, con una vista de impresionante belleza hacia el río Neuquén y el verde valle que lo encierra, se permite no obstante ser optimista en cuanto a encontrar el año próximo una mejora, basada en el incremento de recursos y en el firme control de la masa salarial del Estado.

Lo que sigue es parte de la charla mantenida con la funcionaria:

¿Qué balance hace del primer año de gobierno?

En primer lugar, creo que ha sido un año trascendental para la Justicia. Cuando asumimos, se presentaron pedidos de juicio político contra vocales del Tribunal Superior de Justicia, y eso tomó buena parte del año, como también la construcción de consensos entre el oficialismo y la oposición. Y vamos a terminar el año con el Tribunal totalmente constituido, renovado.

La autolimitación del Ejecutivo (para designar jueces) ha sido importante, también fue una buena medida para la sociedad, que pudo expresarse tanto a favor como en contra. Es fundamental la independencia de los tres poderes.

¿Y en el ámbito legislativo, especialmente?

Creo importante el tema de los contratos petroleros, ya que el gobernador –que tenía atribuciones suficientes- compartió la decisión con los representantes de la ciudadanía. Fue una clara demostración de que no sacamos la aprobación solamente por mayoría del MPN y sus aliados, sino que también una buena parte de la oposición acompañó esta decisión. En materia económica es trascendente, nos permite mirar el año que viene con un poco más de optimismo respecto de este año, que fue una situación de estrechez económica extrema.

También destaco las cuestiones de género que se encararon en la Legislatura. Es la primera vez que una mujer preside la Cámara, y se impulsaron leyes que apuntaron a esta necesidad de dar a las mujeres una equidad en los temas. La extensión de la licencia por maternidad, por ejemplo, que incluye también una mayor licencia para el hombre, entendiendo que un hijo es responsabilidad de la pareja.

También destaco el tema del cupo joven, que hará determinante la participación de los jóvenes en la política, como pasó antes con el cupo de mujeres. Si bien es una discriminación, y es cierto que esa participación se debería dar naturalmente, lo cierto es que si no estuviera la ley, desaparecería la participación de la mujer en las listas. Lo mismo pasa con los jóvenes, a partir de esta destacable iniciativa del diputado de la Concertación Gastón Contardi.

Frente a esta situación de incertidumbre económica que provoca la crisis internacional ¿Qué actitud cree que deberá tomar el gobierno neuquino?

Una actitud extremadamente prudente. El Neuquén del cuerno de la abundancia se acabó hace tiempo.

Este año nos tocó hacernos cargo de una deuda importante, con proveedores, además del pago de créditos, hubo una deuda de mil millones sobre un presupuesto de cuatro mil millones.

Hay que tener esta situación a la luz, para ver cómo avanzar. Por ejemplo, gran parte de las obras exigen más dinero que lo que preveía la ley de bonos. Esa ley previó unos 700 millones de pesos pero en realidad comprometieron más de 900 millones. Por eso hubo que bajar algunas obras, para que fueran al presupuesto de la provincia.

Las decisiones se tomaron en la gestión anterior, pero hay que pagarlas ahora, y en los años subsiguientes.

Además de eso, hubo un compromiso salarial que tomó la gestión anterior, que nosotros sostuvimos porque precisamente el Estado se había comprometido. Así, de 1.700 millones de pesos de masa salarial pasamos a 2.500 millones. De ese aumento, unos 500 millones habían sido comprometidos por la gestión anterior. Nosotros somos responsables de unos 400 millones de pesos de incremento, que fue necesario para transitar la paz social.

Pero el año que viene los gremios tienen que saber perfectamente que no podemos avanzar más, salvo que aumenten los ingresos.

Estamos trabajando eso, con el petróleo y el gas plus.

Pero hay incertidumbre. Hay que esperar a ver cómo queda el dólar, las commodities, el precio del petróleo. Todo esto exige el compromiso de todos los sectores: el gobierno, los gremios, las organizaciones sociales. El presupuesto no es solamente para los empleados públicos. Si desabastecemos a los proveedores se quedan sin trabajo personas en la actividad privada que después recurrirían a los subsidios del Estado.

Se necesita equilibrio, para que todos los sectores podamos convivir en situación de crisis internacional. El principal compromiso es sostener los puestos laborales.

Da la sensación de que la necesidad de reconvertir la economía neuquina se acrecienta en la misma medida en que la crisis internacional y nacional hace sentir sus efectos…

La reconversión de la matriz productiva es una deuda que nunca se asumió plenamente.

Se han privilegiado obras, pero no la real reconversión de la matriz productiva, fuertemente, como hace falta.

Hubo esfuerzos, sin duda. Las bodegas de El Chañar muestran una parte de eso, pero no es suficiente. Igual pasa por ejemplo con el incentivo ganadero, pero tampoco alcanza para garantizar un buen precio para la carne y su exportación, en función de las políticas nacionales.

Ahora sumamos el estatus de zona libre de aftosa sin vacunación, pero yo diría que los mercados internacionales (a los fines de la exportación) están en duda. Los (mercados) patagónicos pueden ser una solución. Igual necesitamos construir más mataderos. Todo lo que sea apuntalar la producción hay que hacerlo. Hay que llevar agua, hay muchos lugares de la provincia que no tienen agua, hay que hacer estas obras.

¿Esta gestión que tiene previsto en este sentido, para el año próximo?

Acentuar la reconversión de la matriz productiva. Hemos lanzado el plan provincial, estamos trabajando con la agencia de financiamiento internacional. Hay que reconvertir.

También hay que capacitar a desocupados, para poder por ejemplo recoger la fruta fina, que siempre queda sin recoger porque no hay mano de obra especializada.

Está el tema de la mejora de la ganadería caprina, con el pelo de cabra, por ejemplo. Por primera vez se ha recolectado el cashimir en el norte de la provincia, para venderlo de manera asociada. Son pequeñas señales de que estamos trabajando para esa reconversión, que estamos dispuestos a impulsarla fuertemente.

Comentá la nota