Se acabó la expectativa, Jorge Lanata debutó en el teatro Maipo

Se estrenó la revista La rotativa del Maipo, donde se encarga de cerrar el espectáculo con humor, actualidad , un poco de historia y algunas cuestiones del ser nacional. Por Azul Cecinini
Al conocerse la noticia sobre la nueva estrella del teatro de revista, mucho se escribió y se dijo, pero ayer y anteayer Jorge Lanata vivió sus primeras pruebas sobre las tablas al ser el encargado de cerrar el flamante espectáculo La rotativa del Maipo, la nueva apuesta del productor Lino Patalano y el coreógrafo Ricky Pashkus.

El jueves fue el estreno con amigos y familiares y ayer, le tocó el turno a nuevos invitados y a los medios. La expectativa era enorme y la apuesta también. Lanata y Miranda!, las grandes atracciones de la noche. "¿De qué hablará?", se podía escuchar a alguna gente murmurando antes de sentarse en sus butacas. "¿Tendrá invitados?" "¿Será un monólogo a lo Antonio Gasalla?" "¿Estilo Pinti?"

Y no, fue un monólogo sello Lanata, similar a sus programas de televisión donde mezclaba realidad, con humor y algo de historia.

"Para mí el estreno fue ayer porque hicimos la función para los amigos y la familia, pero no había tanta gente como hoy, así que estoy pensando que no tengo ni tantos amigos ni tanta familia", dijo Lanata al comenzar su monólogo.

Pero antes de decir palabra, el periodista apareció de espaldas al público con lo que parecían una plumas en su cabeza a tono con el estilo revisteril, pero luego se develó que era un simple plumero y su primera humorada. Además, también aprovechó para reírse de lo que se dijo previamente de su debut teatral, ya que -como sonido ambiente- se podía escuchar diferentes periodistas opinando sobre desembarco en el teatro.

Con un estilo coloquial, Lanata pasó de contar cómo era la tapa de su diario, Crítica, del día siguiente; a avisar que noche a noche sus monólogos serán diferentes "asi que nadie va a ver dos veces lo mismo"; a hablar sobre la importancia de "darle bola" al tema de la desnutrición infantil porque sino "estaremos haciendo generaciones de chicos tontos"; a desmitificar varios inventos argentinos que no lo son como el colectivo, la birome, el truco o las empanadas y luego

terminar diciendo irónicamente que sí son 100% industria nacional "la obediencia debida, los desaparecidos, los piqueteros y el corralito".

No sólo de palabras se nutrió su momento teatral sino también de bloopers e informes televisivos, que le fueron cedidos por el programa de televisión TVR y que ?avisó- le seguirá brindando mientras el espectáculo esté en cartel. Para el debut, se pudieron ver dos fragmentos de programas suyos, donde festejaba la noticia de que Domingo Cavallo y Carlos Menem estuvieran presos y un discurso reciente de Cristina Kirchner, donde la presidenta defiende la estatización de las jubilaciones.

"¿Está mal o está bien?", lanzó como pregunta para rápidamente contestar: "Está bien que la jubilación sea una cuestión del Estado, lo que está mal es la forma, por qué y el momento que lo hicieron. Lo están haciendo por dos cosas: para ganar las elecciones y poder regalar lavarropas y para pagar la deuda externa. Sí, para pagar la

deuda externa. ¿Ustedes saben que este gobierno es el que más deuda externa pagó? Pagó más que Menem, más que Alfonsín, más que Duhalde y más que De la Rúa. Se han convertido en el mejor alumno", expresó.

Por último, y como broche de su espacio, se dedicó a recordar a un "héroe", a "alguien que no eligió hacer lo que le convenía sino lo que su corazón le decía que tenía que hacer": Manuel Belgrano (la noche anterior, su elegido había sido Mariano Moreno).

Como salidos de un cuento de hadas. Para el grupo Miranda! también era una noche especial y momento de enfrentarse a un nuevo desafío: un público poco acostumbrado a su ritmo y estilo. La banda fue la encargada de llevar en vivo y en directo un poco de pop y

alegría a la platea. Los cantantes, Ale Sergi y Juliana Gattas, parecían salidos de una historia de princesas, ella con un vestido largo, rosa pálido y él, con un saco largo, verde, y una camisa blanca con volados en el cuello y en los puños.

Interpretaron siete temas, entre los que se contaban sus hits "El profesor", "Hola", "Enamorada" y "Perfecta". Además, luego de su teatral atuendo pasaron a uno más moderno que los dejó a todos los integrantes del grupo en tonos verde y marrón cual árboles de un bosque encantado. Su paso por el escenario recibió un caluroso aplauso.

Comentá la nota