Abuelas pedirá la reapertura de juicios contra Massera

Abuelas pedirá la reapertura de juicios contra Massera

Al igual que Pinochet o Scilingo, el ex militar expresó "síntomas psíquicos fingidos". Las causas que podrían volver a abrirse en la Justicia.

A partir de un peritaje solicitado por la justicia italiana que determinó que el ex comandante en jefe de la Armada Emilio Massera expresó "síntomas píquicos fingidos", la agrupación Abuelas de Plaza de Mayo que preside Estela de Carlotto pidió la reapertura de los juicios contra uno de los jerarcas del Terrorismo de Estado perpetrado durante la dictadura iniciada el 24 de marzo de 1976.

Amparándose en los peritajes realizados por el experto italiano Piero Rocchini en diciembre de 2008, Abuelas afirmó que "de esta forma se desmienten los informes presentados por el Cuerpo Médico Forense, que impedían el avance de la justicia contra Massera". Y agrega que "en dicho órgano se detectaron diversas irregularidades" que generó la intervención de la Corte Suprema.

Massera es considerado como el responsable de las innumerables desapariciones, secuestros y torturas que tuvieron lugar en la ESMA (actual "Museo de la Memoria Nunca Más") durante la última dictadura, así como de la apropiación de las decenas de niños que nacieron en dicho centro clandestino de detención, muchos de los cuales aún viven sin conocer su verdadera identidad.

Es por ello, que la agrupación de derechos humanos solicitó la reapertura de las causas que están en manos de los jueces Norberto Oyarbide (Plan sistemático de apropiación de niños), Sergio Torres (ESMA), Rodolfo Canicoba Corral (Plan Cóndor) y María Servini de Cubría (“Vildoza”).

"Corresponde a estos magistrados verificar de inmediato las condiciones de salud de Massera, reabrir el proceso penal en su contra y trasladarlo a una unidad penitenciaria común, donde no reciba privilegios", señala el texto redactados por Abuelas, quien concluye que sean reabiertas las investigaciones juidiciales por crímenes de lesa humanidad cometidos por el represor.

Comentá la nota