Absuelven a un enemigo acérrimo de Sarkozy

Es el ex premier de Villepin, acusado de calumniar al presidente francés.
Curioso regalo de cumpleaños para el presidente francés Nicolas Sarkozy que ayer cumplió 55. En un fallo muy esperado, la justicia francesa absolvió a su enemigo jurado, el ex primer ministro Dominique de Villepin, acusado de calumnias en el "caso Clearstream", una vasta manipulación política que buscaba frenar la carrera a la presidencia del actual mandatario y que consistió en la falsificación de listas de cuentas bancarias secretas.

La lectura de los 326 folios del fallo comenzó ayer en el tribunal correccional de París, que juzga delitos penales, a las 10.30 de la mañana. Dos horas más tarde absolvió a de Villepin y a otro de los acusados, un periodista. En cambio, reconoció culpables del complot a Jean Louis Gergorin, ex consejero de Villepin cuando era ministro de Relaciones Exteriores (2002-2004), y ex vicepresidente del gigante europeo de la aeronáutica EADS. Gergorin -condenado a 15 meses de cárcel- fue el que transmitió a la justicia los falsos listados de personalidades con cuentas bancarias secretas en la financiera luxemburguesa Clearstream, en donde figuraba Sarkozy. También fue condenado a tres años de prisión el matemático, Imad Lahud, acusado de falsificar las listas, mientras que el auditor Florian Bourges, que se procuró el listado confidencial de Clearstream, fue condenado a cuatro meses en suspenso.

Blanqueado por la justicia, de Villepin felicitó "el coraje" del tribunal. Tras conocerse la sentencia, el Palacio del Elíseo emitió un comunicado en el que Sarkozy -quien siempre creyó que el ex premier era el instigador del complot- declaró que el presidente había "tomado nota" de las conclusiones.

El "caso Clearstream" comenzó poco antes de 2004, cuando se copió el listado de la financiera luxemburguesa. Informado de la existencia de estas listas, Dominique de Villepin, entonces ministro de Relaciones Exteriores, instruyó a un veterano agente secreto para que investigara el caso. A mediados de ese año un juez del polo financiero recibió en un mensaje anónimo la lista con las personalidades involucradas con cuentas bancarias a través de las que supuestamente se blanqueaba dinero. Entre ellas figuraba Sarkozy, por entonces ministro del gobierno de Jacques Chirac, y con claras ambiciones presidenciales.

En pocos meses el juez descubrió que se trataba de un listado falso y comenzó una instrucción contra X por "calumnias". En 2006 el escándalo estalló a la luz y Sarkozy se constituyó como parte civil. Chirac negó toda implicación al igual que de Villepin, entonces premier, aunque la justicia citó a este último como testigo. En julio de 2007, tres meses después de la victoria de Sarkozy en las elecciones presidenciales, la justicia inculpó al ex primer ministro por "complicidad y calumnias" ya que a pesar de saber que las listas eran falsas, según la acusación, Villepin dejó que prosperara la denuncia que perjudicaba a su rival.

Así, cinco meses después del inicio del juicio, el tribunal estimó que no estaba probado que de Villepin "conociese la falsedad de los listados". Con este fallo se despejan las dudas sobre el futuro político de de Villepin, enemigo acérrimo de Sarkozy.

Comentá la nota