ABSA: Suspenden Tarifazo

Vecinos indignados por el aumento de las tarifas de agua y cloacas, que llegan al 400%, “tomaron” las oficinas comerciales de ABSA Florencio Varela hasta tanto encontrar respuestas a sus quejas. La protesta se extendió por casi 5 horas. El gerente comercial de ABSA tuvo que bajar a Varela y suspender la medida hasta el lunes 2 de Marzo, día en que habrá respuestas al reclamo de los vecinos: Mejor calidad, mejor servicio. Rotunda negativa a pagar el aumento. Para el lunes 2 a las 13 horas se esperan a miles de vecinos en la puerta de ABSA Varela. La gente sale a reclamar.
La convocatoria fue boca a boca. Uno a uno fueron llegando los vecinos con sus boletas en las manos. Todos esperaban la presencia de un medio nacional, el que finalmente nunca llegó. Algunos se entusisamaron con un falso comunicador que dice ser de Crónica TV. Pero el diminuto cronista se fue cuando la olla a presión estaba por estallar. La gente estalló a las 12 horas, en la puerta de la oficina comercial de Aguas Bonaerenses S.A., empresa que está formada por el estado provincial y los empleados.

El enorme incremento en las tarifas, que trepó a más del 400%, fue el punto del encuentro. Hombres y mujeres ya mayores, vecinos con mucha bronca y ganas de buscar explicaciones, “tomaron” la sala de espera de ABSA afín de encontrar un vocero autorizado. Mario Becker, jefe del área comercial, puso la cara. Policías de la Comisaría Primera se hicieron presentes para garantizar tranquilidad. Los vecinos se intranquilizaron cuando Becker comenzó a dar respuestas, pero sin autoridad para modificar la situación. Afuera y adentro se escuchaban voces de protestas. Todos tenían un juego de facturas: con tarifa anterior y con la nueva tarifa. Los incrementos son notables y escandalosos en lo que hace al porcentaje. Encima ABSA no ha brindado explicación a los usuarios de cómo y porqué se aumentaban las tarifas. Desde La Plata el presidente de la empresa ha dicho a los medios de tirada nacional que solo el 8% de la totalidad de los usuarios recibiría el aumento que genera la recategorización de las tarifas. La palabra recategorización significa que ahora se cobra de acuerdo a la valuación fiscal de la propiedad, que el usuario tiene. El que más tiene, más paga. El modelo de la distribución de la riqueza, se dice. Para Juan, un digustado vecino de la calle Boureal, esto es falaz. “Yo tengo una casa importante. Hago uso del agua en forma racional. No la derrocho. El vecino de mitad de cuadra, que tiene una casa humilde, gasta agua a más no poder. Tiene una pileta de fibra de vidrio que la llena y la vacía dos veces por semana. Este señor no recibe aumentos y resulta que a mi me matan con la tarifa. ¿Por qué? Que me pongan el medidor y asi me cobran lo justo, porque esto es una situación de injustica social”

No es menos que cierto el argumento. Pedro Calderon, reclamó que se crucen datos de los usuarios con el ANSES y la AFIP a fin de conocer quien gana más y quien gana menos. Al mismo tiempo los pobladores pidieron a la empresa busque una política de cobro con quienes no pagan los servicios. “No puede ser que los políticos dicen que la gente está mejor gracias a Néstor y Cristina y resulta que nadie paga. Pagamos solo nosotros, los que cumplimos siempre”, manifestó Marcela, una vecina de la calle 25 de Mayo.

LOS USUARIOS

Al tiempo que los vecinos reclamaban la presencia de alguien con poder de decisión, se conocía que ABSA tiene algo más de 50.000 usuarios. Del total, unos 12.000 pagan la Tarifa Social. Del resto, unos 38.000, la mitad paga puntualmente. De esa mitad no más del 50%, o sea unos 9 mil usuarios, han recibido los aumentos exhorbitantes en las tarifas. Esa gente estaba ayer en la puerta de ABSA, buscando explicaciones. Pasadas las 13 horas el encargado de la seguridad anunció que era necesario el retiro de la gente por cuanto habrían de cerrar. La resistencia fue enorme. No hubo cierre. La gente reclamaba la presencia de un respondable. Hubo discusiones al por mayor. El doctor José Luis Calegari, quien ha trabajado en las denuncias de contaminación del servicio, junto al obispado de Quilmes, se sumó al reclamo vecinal y orientó de qué forma lograr una salida. Asi las cosas Becker entabló una comunicación vía celular con su superior, el gerente comercial de la empresa, Adolfo Deyró, quien le dijo a uno de los enojados vecinos que venía para Varela. Pasaron, desde el momento de la presencia de los vecinos en el interior de la sala de atención al público de ABSA, tres horas hasta que llegó el gerente. Se formó una comisión de vecinos para hablar con el funcionario. Entre ellos estaba este diario. Los reclamos giraron en torno de calidad y servicios. El gerente dijo que los incrementos en las tarifas serían volcado en inversión. Obviamente que lo dicho para nada bien cayó. Se le hizo saber que el agua de Varela tiene en muchos barrios altos índices de contaminación por Nitratos y Nitritos. Varela al Día le hizo entrega de un ejemplear del día de ayer para que conociera el caso de Rosana Saucedo, con su hijita enferma. No tuvo la delicadeza de mirarlo y llevarse el ejemplar para conocer de cerca lo que pasa. Es mas: ayer nadie de ABSA fue a la casa de Rosana. Mayor insensibilidad en este Florencio Varela, no puede haber. Este diario fue en búsqueda del titular de redes de la municipalidad, el señor Walter Barraza. Este funcionaio estuvo el 4 de Enero pasado en una conferencia de prensa que dio el municipio con funcionarios de ABSA, afin de decir que el agua no tiene riesgos. Barraza contestó que “ese era un problema de ABSA” Increible respuesta. Hay funcionarios públicos que le temen al reclamo de la gente. Ayer en la municipalidad se conocía muy bien lo que pasaba en ABSA. Nadie se hizo presente. Ni el presidente del Concejo Deliberante, como representante el pueblo, que lo votó. Estaba junto al arquitecto Vanrell, quien tambien minimiza la contaminación del agua de ABSA, en la apertura de sobres de licitacion de obras. En la esquina la gente trinaba en ABSA. Pasadas las 15,20 llegó el gerente comercial. Una hora y media duró el dabete con la comisión. En la sala esperaban los vecinos con palmas. “Paso a paso, no al tarifazo”, se escuchaba.

De la reunión salió un acta acuerdo en la que ABSA se compromete a estudiar la aplicación del Decreto 3144 con el cual Daniel Scioli autorizó la recategorización bajo el pretexto de quienes más gastan, más pagan. No es cierto, porque en Florencio Varela no hay medidores. ABSA dice que a los que más tienen les colocarán medidores de agua con los fondos que recaude con el aumento. Pero antes, debe solucionar la calidad del servicio.

El lunes al mediodía se espera la presencia de miles de usuarios en ABSA para decir que hacer: Pagar o comenzar con la rebelión. Eso se le hizo saber a ABSA.

Comentá la nota