ABSA definió cuál será el sector con mayor complicación

La comprendida desde el centro hasta el Camino Parque Sesquicentenario, entre Alem y Terrada, es, aproximadamente, la zona que se verá más afectada por la escasez, junto con los barrios Los Chañares, Villa Bordeu y Don Mariano.
Ante el posible acrecentamiento de la crisis hídrica y la llegada del verano, ABSA dividió la ciudad en tres zonas para poder atender los requerimientos con la mejor estrategia.

Un sector que se ubica en la zona norte y alta de la ciudad, y se vale por sistemas de bombeo, es el que, según la empresa, menos dificultades presenta.

En el resto de la ciudad, se realiza el suministro mediante el aprovechamiento de la gravedad. Es allí donde los tamaños y el trayecto de los ductos troncales y secundarios empiezan a ser las variables salientes, para demarcar cuáles son los sectores que se verían más damnificados por la crisis.

La zona bajo el mayor riesgo de desabastecimiento está circunscripta por las calles Brown, Fitz Roy, Las Heras, vías del ferrocarril, límite del Parque de Mayo, Córdoba, Alem, Aguado, Zelarrayán, Camino Parque Sesquicentenario, 9 de Julio, Manuel Ugarte, Terrada, avenida Buenos Aires, vías del ferrocarril y Colón.

También se encuentran con las mismas probabilidades de escasez de agua los barrios Los Chañares, Don Mariano y Villa Bordeu.

Visión de ABSA

El gerente local de ABSA, Jorge Olaizola, dijo que esta sectorización es orientativa y que sólo muestra la factibilidad para el acontecimiento de problemas en el suministro.

"Esto no implica que la zona de los barrios Universitario, Napostá, Pacífico o el macrocentro va a tener problemas. Puede haber algún inconveniente, dentro de estas áreas. Son los primeros sectores donde, habitualmente, aparecen problemáticas, ante las disminuciones de presión", manifestó.

También afirmó que las viviendas que están ubicadas cerca de cañerías troncales tienen mejor disponibilidad de servicio.

"Siempre la variable es la presión, que está vinculada con el consumo que exista. La cantidad de agua que nosotros estamos poniendo no varía, se mantiene. Cuando un usuario se queda sin presión, sin caudal, es porque esa agua se está consumiendo en un punto anterior", destacó.

El directivo de la empresa prestataria del servicio indicó que, por estas razones, siempre apela a la racionalidad del uso.

"El agua se distribuirá mejor si en los sectores que no tienen problemas, en los que siempre hay buena presión, los consumos son más racionales. Nuestro gran desafío es lograr la equidad, pero no lo conseguiremos plenamente en razón de que la red presenta características particulares. Tenemos diferencias altimétricas por el terreno y una red cuyas cañerías troncales no son perfectas para permitir que la presión llegue de la misma manera a todos los sectores", agregó Olaizola.

Aclaró, además, que también pueden surgir inconvenientes en los sectores con mejores condiciones en el suministro.

"No quiere decir que, dentro del área de bombeo, no vaya a haber algún punto donde se presenten problemas, por condiciones topográficas".

El gerente local de ABSA admitió que los vecinos que están en la condición más desfavorable dentro de la red serán los que recibirán el mayor esfuerzo por parte de la prestataria, tanto en el equilibrio de la red como en la provisión alternativa de agua.

Comentá la nota