"Si hay que abrir a las 18, despediremos a 100 empleados"

El dueño y vicepresidente de Casino Club, Ricardo Benedicto, afirmó que si el nuevo Código municipal de Espectáculos Públicos dispone que las salas de juego abrirán a partir de las 18, "no tendremos otra alternativa que despedir a 100 empleados". No obstante, reiteró una y otra vez, que "todo es conversables" y que la intención de la empresa es "consensuar con el municipio" un eventual cambio de horario.
Benedicto estuvo ayer en Santa Rosa para cumplir dos compromisos. Primero se entrevistó con el presidente del Instituto de Seguridad Social, Miguel Tavella, para presentarle en detalle el proyecto de construcción de un hotel de cuatro estrellas y 81 habitaciones a cambio de cerrar la sala céntrica de las máquinas tragamonedas y extender la concesión del casino por 15 años. Luego conversó con el intendente Francisco Torroba acerca de la tasa municipal impuesta a los tragamonedas y a las mesas de juego por 600.000 pesos anuales y el posible cambio de horario de apertura del casino y el anexo céntrico.

Al encuentro con Torroba también asistió el secretario municipal de Hacienda, Luis Evangelista. "Planteé que el municipio no tiene facultades para aplicar un canon al juego y tampoco para regular los horarios de las salas, e incluso les dejé fallos judiciales y dictámenes que avalan nuestra postura. Ellos se comprometieron a girarlos a sus asesores jurídicos", indicó el directivo.

A principios de año, el Concejo Deliberante aprobó, a través de la Ordenanza Tarifaria, la creación de una tasa mensual de 90 pesos por cada máquina o mesa de juego, y ahora el oficialismo tiene pensando votar -quizá antes de fin de año- una reforma al Código de Espectáculos Públicos para que el casino y los tragamonedas abran desde las 18 (actualmente lo hacen a las 13 y las 10, respectivamente).

"No nos oponemos a pagar el canon que fijó la municipalidad, pero sí nos oponemos a pagarlo bajo el concepto 'patente de juegos permitidos' -remarcó Benedicto-. Por eso le entregué un fallo favorable que obtuvimos cuando la municipalidad de Caleta Olivia quiso implementarlo. La comuna está autorizada a fijar tasas y contribuciones por una serie de contraprestaciones, pero esa tasa que impuso ya nos la cobra la Provincia por explotar el juego. Por eso propusimos pagar esa suma -Casino Club ya recibió las facturas del primer semestre-, pero si el Concejo modifica el concepto".

El dueño de Casino Club no lo dijo, pero dejó entreverlo, que la firma no quiere que se cobre la tasa, bajo la denominación 'patente de juegos permitidos', porque podría servirle de antecedente a otros municipios.

Con relación al eventual cambio de horarios, fue claro: "Tenemos 340 empleados. Si nos reducen el horario, tendremos que reducir el personal. Y si nos obligan a abrir a las 18, deberíamos despedir a 100 empleados. No lo digo como una forma de presión, sino como un hecho de la realidad. Por eso insistimos en buscar un consenso".

Agregó que "esa facultad también es propia del I.S.S. y no de la municipalidad. Entiendo que apunta más al anexo del centro que al casino. Por eso le propuse al intendente que acordemos una solución. Si la sala de tragamonedas significa un problema social, ya propusimos cerrarla si nos permiten construir el hotel y extender la concesión. Quiero discutir y llegar a una solución antes que recurrir a la justicia".

- ¿Por ejemplo, aceptaría que le mantengan el horario de apertura del casino y le modifiquen el del anexo?

- Yo quiero consensuar.

Concesión hasta 2030.

Sobre la reunión con Tavella, Benedicto indicó que le entregó el proyecto de inversión, que "apunta a darle una solución definitiva al problema de la sala céntrica. No es un tema fácil de resolver porque no podemos cerrarla de la noche a la mañana, pero nos comprometemos a hacerlo cuando inauguremos el hotel".

Benedicto dejó en claro -la propuesta será tratada por el directorio del Instituto y Tavella se la trasladará al gobernador Oscar Jorge- que la moneda de cambio para cerrar los tragamonedas es el hotel de cuatro estrellas y la prórroga de la concesión por 15 años. Si la vigente concluye en enero de 2015, la futura lo haría en enero de 2030.

- ¿Qué le dijo Tavella?

- En principio, le gustó la idea. Me pidió que le demuestre porqué pedimos 15 años y no 10, 12 o 20. Por eso voy a prepararle un flujo de fondos para fundamentarlo. Acá hay dos cuestiones: por un lado debemos amortizar la inversión del hotel, y por otro, compensar las pérdidas que significará el cierre del anexo céntrico.

- ¿La prórroga sería en los mismos términos que el contrato vigente o habría que modificarlo?

- En los mismos términos. De hecho el gobierno consideró que el canon, que en principio fue porcentual y hoy es fijo, era bajo y nos duplicó Ingresos Brutos.

El directivo explicó que le solicitó a Tavella una condición: tener primero el ok del Estado al proyecto antes de comprar los dos inmuebles aledaños al casino ("lo tenemos acordado de palabra") para levantar el hotel y duplicar la capacidad de la playa de estacionamiento. Sin los inmuebles, el hotel costará 54.500.000 pesos. Será de cuatro estrellas, con 81 habitaciones y 162 plazas, más un centro de convenciones para 350 personas. Tendrá una superficie total de 6.692 metros cuadrados, áreas comunes y una plaza central. La idea de Casino Club es construirlo en 20 meses, a partir de los 60 días posteriores a la autorización del I.S.S.

Comentá la nota