Se abrió el paquete post electoral con aumentos y atrasos en los aguinaldos

Algunas provincias pagarán el sueldo anual complementario en cuotas. Otras atrasan el pago a los proveedores para pagarles a sus empleados. Similar situación ocurre entre grandes empresas. Los ejecutivos dicen que cuesta cobrar tanto como en 2001. Casi la mitad de los comerciantes afirman que creció en junio las dificultades de cobros. Los productos de limpieza y los combustibles fueron los primeros en ser remarcados tras las elecciones. A pesar de que no creen que la demanda de productos se recupere antes de la primavera, advierten que vendrán nuevos aumentos en alimentos.
Los precios de artículos básicos y combustibles, rompieron la veda impuesta por las elecciones y comenzaron a subir entre el 5% y el 15% apenas se confirmó la derrota electoral del movimiento K. Algunas provincias diluyeron el efecto aguinaldo y admitieron que lo pagarán en cómodas cuotas, como resultado del ahogo fiscal. Otras, pagarán en tiempo y forma, pero serán financiadas por los proveedores.

Por ejemplo, en Tierra del Fuego, se decidió que el aguinaldo de los empleados estatales será pagado en cuotas. En Río Negro el gobernador Miguel Saiz, se peleó con su ministro de Hacienda, Pablo Verani, que afirmó que debería pagar el aguinaldo en cuotas.

El Gobernador afirma que se abonará en un solo pago, cuando terminen el cronograma de cobro de los salarios, el 11 de julio. Por su parte, el secretario de Gobierno de Tierra del Fuego, Rubén Bahntje, justificó el pago del medio aguinaldo hasta en seis cuotas por la baja de los ingresos fiscales proveniente de las regalías.

Otras provincias, como la de Buenos Aires, están pagando el aguinaldo con el salario. Sin embargo, a cuenta de otros. Daniel Amato, presidente de Femape, la cámara que nuclea a los proveedores de la provincia de Buenos Aires, asegura que los pagos se demoran 150 días. Desde el Ministerio de Economía, que conduce Alejandro Arlía, aseguran que los pagos con el aguinaldo son normales y que el que se hace a los proveedores se realiza a 90 días.

"Claro, si la factura llega hoy a la Tesorería de la provincia, se cobra en septiembre. El problema es que demoran entre 30 y 40 días la llegada desde el ministerio al que se efectúa la venta, hasta la Tesorería", explicó Amato.

El problema de los cobros, no es privativo de las arcas estatales. Dos gerentes de finanzas de grandes consultoras, que pidieron el anonimato, afirmaron que durante junio, tuvieron graves problemas para cobrar a sus clientes, por lo general empresas de gran tamaño. La situación les recordó al 2001, cuando los pagos se demoraban por variadas razones, aunque estimaron que el pago de los aguinaldos, provocó las demoras.

Entre las pymes la situación es similar. Ayer la Cámara Argentina de Comercio, dio a conocer una encuesta realizada en junio, en la que se asegura que 42,9% de los comerciantes vieron crecer sus problemas para cobrarle a sus clientes. Sólo 2% aseveró que la situación mejoró.

La encuesta muestra también que el 80% de los comercios experimentó una baja en sus ventas, respecto de igual mes del año pasado. A su vez, 62% dijo que las mismas cayeron respecto de mayo. Sin embargo, el 80% cree que sus ventas se mantendrán igual o mejorarán en los próximos tres meses.

Fuentes cercanas a la CAC, aseguraron que este optimismo se debe a que la encuesta fue realizada a mediados de junio, cuando los efectos recesivos de la Gripe A, no se veían tan grandes.

Miguel Angel Calvete, titular de Casrech, la cámara que nuclea a los propietarios de autoservicios de origen asiático, afirmó que "los distribuidores y los mayoristas insisten desde hace tres meses en aumentos de entre 5% y 15%".

Explicó que en estos días, los productos que tuvieron ajustes fueron los de limpieza, cuyos precios aumentaron hasta 15 por ciento. Estima que los aumentos están luchando con una "demanda aplanada" y que por ello, no serán muy fuertes, aunque reconoce que se sincerarán los precios. No cree que la recuperación de la demanda venga pronto, a lo sumo, en la primavera.

Las subas de los productos básicos registrada tras las elecciones, fue acompañada por el aumento de la nafta, que llegó a 5% de la mano de YPF, tras las subas en el gasoil que adelantaron Petrobras, Shell y Esso.

Comentá la nota