Abrió la Laguna del Diamante

La reserva natural sancarlina ya recibe visitantes. No hay que llevar mascotas y se recomienda aprovisionarse antes de partir.
SAN CARLOS– Con una austera ceremonia, la reserva natural Laguna del Diamante abrió la temporada 2009-2010 con atractivos precios y una fuerte apuesta a la preservación del medio ambiente.

El imponente paisaje enclavado en la Cordillera de los Andes, a sólo 11 kilómetros del límite con Chile, aguarda la llegada del turismo para esta temporada que se extenderá, en caso de que el clima lo permita, hasta marzo próximo.

San Carlos promociona a la Laguna del Diamante como su "joya turística" más preciada.

El tradicional corte de cintas y la firma de un convenio entre la Comuna local y la Dirección de Recursos Naturales Renovables, para promover el turismo –no sólo la pesca– y la preservación del medio ambiente, tuvo lugar en el puesto General Rudecindo Alvarado, situado a 60 kilómetros de la villa cabecera del departamento.

Más tarde, las autoridades y el público llegaron a la laguna, donde hubo una austera ceremonia que contó con las palabras de bienvenida del jefe del grupo de Gendarmería apostado en el lugar, el oficial principal José Luis González.

Participaron además el intendente de San Carlos, Jorge Difonso (PD); el titular de la Dirección de Recursos Naturales Renovables de la Provincia, Daniel Gómez, y el jefe de la Distrital Valle de Uco de la Policía, comisario inspector Jorge Barrera. Llamó la atención la ausencia de la reina departamental de la Vendimia, Vanina Testa.

Acceso

El sinuoso trayecto que lleva hasta el diamante turístico sancarlino invita al visitante a recorrer desde la ruta provincial 101, por el puesto Alvarado, Cruz Casa de Piedra, Vegas de los Avestruces, Vegas del Yaucha, Pampa de los Paramillos y Pampa de la Laguna, donde se ubican las lagunas Barrosa y Diamante.

Vialidad provincial acondicionó el camino y en los próximos días todo estará listo para el tránsito de vehículos bajos.

Caldera del Diamante

La antigua caldera del Diamante, que colapsó a comienzos del Período Cuaternario, y el complejo del volcán Maipo se ubican sobre la cresta de la Cordillera de los Andes, a una altitud de 3.300 msnm, en tanto que la cima del volcán alcanza los 5.200msnm.

La laguna, que durante el invierno permanece congelada, se alimenta con aguas de deshielo y forma las nacientes del río Diamante.

Posee una superficie de 1.400ha, tiene una profundidad máxima de 70 metros y una media de 38,6m. La capacidad del reservorio natural de agua dulce se calcula en 517.200.000m3.

Área natural protegida

Declarada área natural protegida provincial en 1995, la Laguna del Diamante está ubicada a unos 200 kilómetros al sudoeste de la capital mendocina.

Posee más de 13.000 hectáreas y protege una zona enmarcada en los Andes Centrales, que comprende el volcán Maipo –límite geográfico natural con la vecina República de Chile– y el espejo de agua propiamente dicho, este último, uno de los reservorios de agua dulce más importantes de la provincia.

La flora y la fauna se adaptan al clima hostil, a más de 3.500 metros de altura sobre el nivel del mar.

En medio del recorrido montañoso que lleva hasta el espejo de agua, además de manadas de guanacos y gansos de cordillera, se pueden apreciar jilgueros, dormilonas, remolineras y agachonas. En las secciones más bajas aparecen suris cordilleranos y cóndores.

Uno de los máximos atractivos de esta reserva es la pesca deportiva. Más allá de los peces autóctonos, se han sembrado truchas.

Comentá la nota