"El 2 de abril se acuerdan de nosotros pero el 3 ya se olvidan".

Ex combatientes correntinos recordarán hoy el día que cambió sus vidas para siempre. Dicen que el Estado les sigue dando la espalda y que muchos se quieren aprovechar de su gesta en el conflicto de la islas del Sur, para beneficiarse con una pensión.
Argentina recuerda hoy el inicio de la guerra de Malvinas, hecho que ocurrió precisamente el 2 de abril de 1982, hace 27 años y que quedará marcado en la historia del país como una conflagración que cambió a toda una generación de jóvenes que fueron obligados a marchar en defensa de la enseña patria. A pesar del paso del tiempo, muchas heridas no cerraron entre los "chicos" que fueron enviados a las gélidas islas del Sur a combatir por una porción de nuestro país que hoy se encuentra bajo otra bandera. Corrientes contribuyó a esa causa con más de 1.800 hombres, muchos de ellos, en ese entonces, apenas alcanzaban la mayoría de edad. Unos 60 quedaron para siempre en las islas, los que regresaron sufrieron en carne propia los avatares del olvido, la desidia estatal y la falta de contención para ese grupo de personas que con escasa preparación bélica le puso cuerpo (y también el alma) a la guerra con el Reino Unido. "Sentimos que no nos respetan, el 2 de abril se acuerdan de los ex combatientes, pero a partir del 3 ya se olvidan y nos dan la espalda. Personalmente me siento muy decepcionado", sintetizó a "época" José Galván, actual presidente del Centro de Ex Combatientes de Corrientes en Malvinas (CESCEM). El presente de los "chicos de la guerra" de esta provincia los encuentra debatiéndose entre las marcadas diferencias entre la Federación de Veteranos (personal de carrera militar) y CESCEM (soldados). A ello hay que agregarle a los "Movilizados" que también reclaman una pensión por haber estado "preparados" para la guerra, a pesar de no tener directa participación en la batalla. "Nuestra situación es terrible, pero entre nosotros (ex combatientes) logramos la contención y el acompañamiento que el Estado no nos dio nunca, más allá de la pensión", acotó Galván. "Estamos perdiendo un camarada por mes, nunca se cumplió la junta médica anual que prevén las leyes vigentes. Después que terminó la guerra, 600 combatientes se quitaron la vida por falta de apoyo, de oportunidades y de inclusión social", indicó. En ese contexto, el ex soldado puntualizó que "mañana -por hoy- recordaremos a nuestro compañeros muertos con el mismo dolor de siempre. Pero hoy lo que más nos duele es que haya tantas personas que se inflan el pecho diciendo que estuvo en Malvinas sólo para cobrar una pensión". Como cuando tuvieron que empuñar el fusil en tierras lejanas, cientos de hombres que oscilan ya los 50 años hoy se levantarán y verán flamear la bandera. Seguramente, las emociones estarán mezcladas entre el orgullo y la tristeza.

Recordatorio desde la Guarnición Militar local

En vísperas del Día del Veterano de Guerra y de los Caídos en Malvinas, La Guarnición Militar Corrientes dio a conocer un comunicado que lleva la firma del teniente coronel Santiago Faisal, en el que destacan con "orgullo y hondo sentir, rindiendo un merecido homenaje a aquellos hombres que, sin distinción de jerarquías, arriesgaron sus vidas para cumplir su juramento de defender la patria". "Debemos rescatar que al gesta de Malvinas hizo resurgir el espíritu y al conciencia nacional de todos los argentinos, y que en la fría turba malvinera, y en los cielos y los mares de nuestro Atlántico Sur, quedó demostrado el coraje, el valor y la entrega de los bravos soldados de las fuerzas armadas argentinas", acota el texto. "Saludamos también a los veteranos de guerra de las otras fuerzas armadas y de seguridad que lucharon junto a nosotros y a los civiles que los apoyaron. En su ejemplo buscamos la esencia del soldado argentino para construir el Ejército que la patria necesita", culmina la misiva.

Comentá la nota