Se abren puertas comerciales para Mendoza en Estados Unidos.

La posible declaración de "libre de mosca de la fruta" para ciertas zonas, mejora el perfil exportador local.
Una misión del Departamento de Agricultura de EE.UU. (Usda) realizó el mes pasado una auditoría en Mendoza y resolvió que las zonas Sur y Valle de Uco cumplen las condiciones que garantizan la libertad de mosca del Mediterráneo, lo que implica que se abran ciertas posibilidades para que la fruta mendocina llegue al país del norte.

La comitiva estadounidense aprobó a las tareas del Instituto de Sanidad y Calidad Alimentaria de Mendoza (Iscamen) a partir de su Sistema de Mitigación de Plagas, iniciando así una etapa netamente "burocrática" que, si las gestiones se hacen de forma correcta, permitirá, en el mejor de los casos, que a fin de año se liberen las barreras sanitarias de aquel país para el ingreso de peras, manzanas, duraznos, ciruelas y cerezas mendocinas.

La noticia fue recibida con satisfacción por las autoridades provinciales. Lorenzo Ferretjans, presidente del Iscamen, comentó que están muy "conformes" con este resultado, ya que ahora el Valle de Uco y el Sur mendocinos "podrán ser anexados a la Patagonia", zona que ostenta esa condición desde el año 2006.

Pero desde el ámbito productivo la situación se torna más cautelosa. Según Raúl Aruani, referente de la Asociación de Frutas Frescas (Aspeff), el trámite puede durar "muchos años" para lograr la declaración formal de EE.UU.

De todos modos, Aruani reconoció que más allá de la instancia burocrática "que será necesario superar", es cierto que "se abren oportunidades comerciales", no sólo en aquel país sino también en otros "que siguen la misma pauta sanitaria".

La principal ventaja que se abriría con esta liberación sería la del ahorro. Hoy en día, tal como indicó el Iscamen, los productos deben cumplir una cuarentena de al menos 17 días, lo que implica fuertes gastos de mantenimiento en frío y una importante pérdida de tiempo.

Esa es una de las razones por las que hoy las exportaciones a EE.UU. de frutas frescas "no son muy grandes" indicó el dirigente frutícola. Y este salto "cualitativo" puede generar un nuevo escenario.

Como ejemplo, en 2008 se exportaron al mercado estadounidense 161 mil kilos de manzanas, entre otros productos, totalizando US$ 89.600. Con la liberación de las barreras, los exportadores podrían ahorrar "hasta 1 dólar por caja de 18 kilos con un valor de US$ 13", explicó Aruani, lo que implicaría un ahorro hipotético cercano a los US$ 9 mil. Todo un logro.

"Pero la situación no es tan fácil", agregó Aruani, para quien aún resta mucho camino por andar. "Hay que insertarse en el mercado y tener en cuenta otras variables, como los precios internacionales, algo que en este año de crisis se muestra complicado", dijo.

A eso hay que agregarle la situación de Chile, país competidor, que vende a EE.UU. la mayoría de su fruta y por donde debería pasar nuestra exportación para ahorrar costos, explicó.

Lo cierto es que una nueva posibilidad queda abierta para el futuro del comercio exterior local y los exportadores mendocinos deberán estar atentos para aprovechar esa oportunidad.

Comentá la nota