La UCR le abre una puerta al regreso del Vicepresidente

Gerardo Morales aseguró que se va a unir "toda la familia radical que está dispersa". Fue antes de un acto por los 25 años de la democracia que reunió a 2.000 personas.
Los festejos por los 25 años de la democracia dejaron definiciones clave para el futuro del radicalismo. Unas horas antes de participar en un acto en Guaymallén, el presidente a nivel nacional, Gerardo Morales, admitió que se trabaja en la provincia por "una UCR unida" y dejó las puertas abiertas para levantar la expulsión que pesa sobre el vicepresidente Julio Cobos.

En el comité de la UCR de calle Alem de Ciudad, Morales, el presidente del bloque radical en Diputados, Oscar Aguad, y el jefe de la bancada en el Senado, el mendocino Ernesto Sanz, encabezaron una conferencia de prensa en la que primó un mensaje conciliador para el cobismo en su conjunto.

Por primera vez en esta provincia, Morales bajó su tono combativo hacia Cobos y advirtió: "Adentro del partido buscaremos unir a toda la familia radical que está dispersa".

A continuación, lanzó: "Vamos a convocar a todos los radicales. Vamos a dialogar con muchos de los que se fueron a Recrear y también con lo que denominamos el cobismo. Es así que estamos dialogando con (el diputado nacional) Daniel Katz y (el intendente de Junín) Mario Meoni en la provincia de Buenos Aires". Los dos dirigentes mencionados por el presidente de la UCR, son referentes relevantes del Vicepresidente a nivel nacional.

De esta manera, Morales demostró su respaldo al senador Sanz, quien públicamente ha admitido que Cobos debe volver a la UCR y es el principal mentor del regreso de los ex radicales K al partido.

"Nosotros pretendemos que en Mendoza se dé la unidad del radicalismo. Ésta es la idea de la conducción nacional, que está siendo llevada a cabo por las autoridades locales, por la intervención y particularmente por Sanz, quien tiene esa encomienda y tiene el aval de la conducción nacional para encarar este tipo de acciones", definió.

Cerca, muy cerca

Concretamente sobre la posibilidad de levantar la expulsión de Cobos, que está vigente desde que se postuló como candidato a vicepresidente por la Concertación que tejió con el kirchnerismo, Morales dio señales a favor.

"Vamos a ver, vamos a ir por partes. Veremos oportunamente cuáles son las decisiones que se tomen"; primero, dejando la respuesta en suspenso. Pero a continuación explicó: "Lo que pasa es que no le vamos a hacer el juego a Kirchner; vamos a pelear; el adversario es Kirchner.

Nosotros no les vamos a hacer el juego de seguir cabalgando en nuestras diferencias para que ellos sigan haciendo lo que han venido haciendo: que nos agravien como lo hacen en el Congreso".

El 26 de abril próximo, el cronograma de la UCR local indica que serán las elecciones internas y, por lo tanto, el levantamiento de la intervención que rige en el partido desde la confirmación de la alianza entre Cobos y Néstor Kirchner.

La cúpula de la UCR apuesta a que ese día el cobismo pueda competir como un sector interno y no hacer un acuerdo partido- partido como pretende la mayoría de los dirigentes de peso que reportan a Cobos. Sin embargo, algunos radicales admitieron ayer extraoficialmente que no estaba descartada esa última posibilidad.

Estas palabras y gestos de Morales en Mendoza cobran mayor relevancia cuando se tiene en cuenta que hoy a la mañana el cobismo tendrá un encuentro (ver aparte) al que asistirá el Vicepresidente, quien pasa el fin de semana en la provincia.

Comentá la nota