Abran cancha.

Abran cancha.
SAN LORENZO: Chávez y Reynoso son dos de las promesas del Ciclón para este semestre. Pocho sería titular y Salva suma.
En tres nombres descansan las ilusiones conocidas. Y, en tantos otros, que están en el Selectivo y todavía no debutaron pero integran el plantel profesional, residen bajo el rótulo de promesa. Porque Fernando Meza, marcador central hoy en el Sub 20, y Cristian Chávez y Salvador Reynoso, protagonistas de la sesión fotográfica de Olé, son los tres juveniles del club que debutaron en el 2008. Y aguardan un 2009 todavía más prolífico, ya atravesando la etapa de los descubrimientos, entrando en la de las confirmaciones. "Ojalá sea el año de mi despegue", dice el delantero que tiene alguna chance de arrancar el torneo como titular, considerando la suspensión de Gonzalo Bergessio, gracias al hándicap que le otorgan su buen verano y los goles importantes, ante Real Potosí, en Bolivia,en el histórico 3-2 por la Libertadores; y frente a Huracán en la goleada en cuotas: 4-1. "Estoy recontento. Tuve la oportunidad de ir al banco, debutar, lástima que con derrota (1-3 contra Lanús). Y yo vengo del potrero", puntualiza el volante central al que Miguelito le dedica lapsos o tareas exclusivas durante las prácticas.

No exagera con el tema de la procedencia el flaco oriundo de Merlo, de 21 años, quien llegó al club en el 2007, sin Inferiores. "Jugaba en las canchitas con mis amigos, por plata. A veces se ponía picante, se pegaba cada patada y había que aguantársela, ésa es una de las enseñanzas. Cuando me enteré de que una filial de San Lorenzo hacía pruebas, pregunté si me podían ver. Y el Chino Batista me fichó", relata Reynoso el recorrido.

Lo del punta de Claypole, también de 21 años, es más conocido. Saltó a la elite con Ramón, aunque traía experiencia en Primera B, donde ya había insinuado condiciones en Brown de Adrogué, a los 16 años. Y cada vez que ingresó, generó el murmullo aprobatorio de los hinchas. Tuvo su hora amarga ante Boca, en el segundo partido del triangular final, porque ingresó por el golpeado Silvera y se desgarró a los pocos minutos. "Me quedé con bronca, pero ya está; ahora es momento de trabajar a full para llegar de la mejor manera a los torneos", propone Chávez, de quien el club posee el 50% de la ficha. "Acá hay jugadores importantes, la competencia es fuerte, nosotros los chicos buscamos nuestro lugar con mucho esfuerzo y tratamos de ayudar en lo que sea necesario para el equipo", da el panorama de la lucha por un mojón entre los 11. "El día que debuté, lo que más me sorprendió fue la gente, cómo cantaba, el clima. Entonces me di cuenta de que era la misma cancha donde yo jugaba en Reserva. Pensando en eso me tranquilicé. También, tenía al Lobo Ledesma al lado, ja", desarrolla las mañas el mediocampista, quien también escaló peldaños en el gusto de Russo. Cosecha 2008, los pibes ya piden el descorche...

Comentá la nota