Aborígenes y criollos mantienen detenido un tren con mercaderías.

Desde el miércoles pasado cientos de aborígenes y criollos mantienen detenido en Embarcación a un tren con ayuda para los damnificados por el alud en Tartagal.
Se trata de cuatro vagones con alimentos, ropa y electrodomésticos. Los manifestantes reclaman recibir parte de la ayuda. El pedido surgió luego de que los vecinos se enteraran que la descarga de los vagones y la carga en camiones era pagada con mercadería, y de que punteros políticos se apropiaran de electrodomésticos.

Así lo informaron la niyat Octorina Zamora, de la comunidad aborigen Honaht Le`Les, y el líder del Movimiento Sin Trabajo Teresa Vive, Omar Orozco.

La protesta se inició, el miércoles pasado luego de las 14, después de que se corriera la voz de que punteros políticos del intendente Alfredo Llaya (PJ), cargaban camionetas con electrodomésticos enviados con destino a Tartagal. Esto se sumó a la noticia anterior de que se había desviado ayuda a Urundel.

Este es el tercer cargamento de ayuda que llegaba a Tartagal vía Embarcación. En esa localidad la carga era traspasada a camiones que la llevaban hasta su destino. Esa tarea estaba a cargo de desocupados del lugar que recibían como pago bolsas de ropa.

"En un cargamento había gran cantidad de electrodomésticos que dicen que fueron para los punteros políticos, eso generó la reacción", contó Orozco.

Según el relato de los vecinos, el encargado de esta operatoria era el diputado provincial Gustavo Cea (FPV). Cuando la gente reaccionó, uno de sus secretarios, Diego Echazú, fue desbordado y abandonó el lugar.

Convocado por los vecinos, Orozco encabezó la primera marcha, a la casa del intendente para pedirle explicaciones. Según Zamora, no los atendió porque estaba por "irse de vacaciones".

El mismo miércoles los manifestantes hablaron por teléfono con Cea, quien los comunicó con Silvio Leclercq, funcionario de la municipalidad de Tartagal, el que a su vez dijo que les daría una solución al día siguiente.

Orozco relató que el jueves el encuentro con Leclercq se frustró y más tarde se presentó Cea, quien se comprometió a permanecer junto a ellos hasta que se encontrara una solución. Pero dos horas después desapareció y no atiende sus llamadas.

El viernes hubo otra marcha y luego volvieron al predio del ferrocarril: "La consigna es no retirarse del predio por temor a que una máquina saque los vagones", afirmó Orozco, quien añadió que comprenden la situación de la gente de Tartagal "pero acá en Embarcación hay un alud de desocupados. Acá también necesitamos, no estamos encaprichados con los vagones, queremos que el gobierno nacional, provincial, municipal dé una respuesta".

Zamora se expresó en términos similares: "Si bien nosotros no hemos sufrido un alud de barro, tenemos un alud de hambre, de desocupación, y eso parece que no sensibiliza", sostuvo antes de anunciar que si no hay respuestas instalarán una carpa en la capital provincial.

Orozco dijo que los manifestantes tienen previsto realizar una asamblea hoy a media mañana para decidir si aceptan una propuesta que surgió ayer: recibir un camión con ropa usada y algo de mercadería y levantar la protesta. También tienen previsto concretar otra marcha.

Comentá la nota