Abogan por normalización de la Caja de Servicios Sociales

Diego Robles es el interventor de la Caja de Servicios Sociales, ha sido puesto en funciones por el Gobernador de la Provincia, Daniel Peralta y entre sus responsabilidades está la normalización de la Caja.
Esta normalización es un compromiso claro y firme, según Robles, quien agregó que “es un proceso que no va a ser corto, que vamos a tratar de que sea llevado de la mejor manera, vamos a tratar de llevar una transición ordenada, y tenemos como horizonte normalizar la Caja de Servicios Sociales”.

Asimismo, aseguró que en el camino habrá que definir si se va a volver con la Ley original de la Caja o si se va hacer algún tipo de modificación. La conformación del Directorio tal como estaba originalmente, requiere de elecciones libres de los afiliados con un vocal por los activos y un vocal por los pasivos. “No va ser un proceso corto, pero el compromiso está y creo que lo vamos hacer de la mejor manera”, comentó.

A comparación de otras obras sociales que hay en la Argentina, incluyendo las privadas, la Caja, a nivel cobertura que brinda a los afiliados, es altísima comparado con otras obras sociales provinciales.

Robles explicó que “tiene la mayor cobertura en medicamentos, en derivaciones, quizás no en cantidad de prestadores, pero sí en asistencia al momento de la derivación. Hay obras sociales que cubren la prestación médica en cualquier punto del país, pero no cubren ningún tipo de traslado ni el hotel.

En realidad la Ley original prevé la conformación de un Directorio de cuatro miembros, un presidente y un vocal puesto por el Ejecutivo, un vocal por los activos y un vocal por los pasivos, pero el único que tiene responsabilidades ejecutivas sobre en esa Ley original es el presidente del Directorio, que vendría a cumplir la función que estoy cumpliendo yo como interventor”.

Como interventor de la Caja Robles manifestó que su intención es recorrer toda la provincia, ya que se puede tener información, datos, sin embargo, se necesita ver de cerca cómo está cada delegación de la Caja en la provincia y en Capital Federal, donde se tiene un alto porcentaje de afiliados que van por derivaciones.

La crisis mundial en la Caja

La crisis mundial para la Caja de Servicios Sociales, implica lo mismo que para todos.

“La Caja no es un compartimiento stand, formamos todos partes de un sistema. El mundo globalizado nos impone la crisis y debemos afrontarla como tal. Primero el prestador va a estar en un estado de incertidumbre que van a pedir a medida como se vayan moviendo las variables aumentos financieros o no. La Caja tiene una fuente de financiación sobre los aportes de los empleados, hay una deuda, tanto personal como patronales, pero hay una deuda histórica con los municipios de la provincia que vamos a consolidar, que por eso también me interesa recorrer cada localidad de Santa Cruz”.

El trabajo de interventor de la Caja de Servicios Sociales es un trabajo de re definir proveedores, de buscar alternativas y en la crisis surge la creatividad, surgen las oportunidades que hay que saber aprovechar.

Diego Robles continuó diciendo: “creo que independientemente de la formación académica que tenga cada uno, en mi caso que soy contador, licenciado en Administración y tengo máster en administración de negocios. Ha pasado gente con otra especialidad, me parece que no hay un perfil académico que sea el que marque que uno va a saber entender mejor la obra social. Creo que la única forma de trabajar es en equipo, tener la responsabilidad de guiarlo y de conformarlo”.

Para los profesionales de Santa Cruz, desde cualquier área, es imprescindible trabajar con la Caja, aunque después aparece la crítica de los mismos que dicen “cobramos tarde”. En cuanto a la relación actual con los prestadores, Robles comentó que más allá de algunos prestadores individuales, con los cuales ya se ha tenido contacto para resolver algún tipo de problema, todavía no se entabló una charla con las agrupaciones que colegian los profesionales de área privada.

“Vamos a tratar de asumir todos los compromisos que la Caja tenga firmado, llevando una gestión responsable, transparente de diálogo permanente, estaremos en condiciones de exigir mucho más de parte de los prestadores para nuestro afiliados. Pero yo no puedo hacerme responsable por gestiones anteriores o por problemas de arrastre, si bien la Caja tiene una cobertura amplísima, pero estamos para mejorar todo, para optimizar lo que podamos y así incorporar nuevas tecnologías, para tratar de cambiarle el perfil, tratar de transplantar la celeridad y la agilidad que tiene quizá, la empresa privada”, precisó Robles.

Comentá la nota