Abogados reclaman por la feria judicial

Los abogados pidieron formalmente que la feria judicial de verano comience en la provincia en enero, y no antes, de modo de no agudizar el de por sí ya crítico panorama que se advierte en los distintos juzgados, con un notable atraso en las causas.
En realidad, el planteo apunta más que nada a respetar la extensión exacta de la feria judicial de verano, que es durante el mes de enero. Sucede que en los últimos años ha sido norma que el Superior Tribunal de Justicia (STJ) "adelante" las vacaciones, y disponga su inicio en la segunda mitad de diciembre.

"El pedido apunta a que la feria judicial sea en enero, como tiene que ser. Entendemos que ya en varias oportunidades se ha adelantado la feria, incluso antes de la Navidad. Es una cuestión que parece que no sirve para mucho. Pero desde el punto de vista del abogado y del justiciable, decimos que no es lo correcto que habiendo días hábiles, esos días no se trabaje", dijo Daniel Galizzi, presidente de la sección Paraná del Colegio de Abogados de Entre Ríos.

El texto enviado al Colegio central indica que se considera "apropiado, atento a los distintos inhábiles que se han establecido por el Superior Tribunal de Justicia, a la gran cantidad de feriados y el atraso en los trámites que reina en la mayoría de los juzgados provinciales, que el período de actividad de nuestros tribunales se extienda hasta el último día del año 2009".

De igual modo, considera que "el servicio de justicia se ha visto resentido por las medidas de fuerza adoptadas por los empleados judiciales, situación que se viene reiterando a lo largo del año y con peligro de acrecentarse".

La preocupación de los abogados surge por cuanto en 2008 el receso en la Justicia comenzó el 23 de diciembre.

Afirmó que el retraso en las causas no tiene un único detonante. "No creo que sea el tema de las medidas de fuerza el detonante. Esto ya viene de hace un tiempo. Si bien las medidas de fuerza resienten, no es el detonante. Acá hay muchas circunstancias: falta de personal, una gran cantidad de expedientes por juzgado, y una importante burocracia judicial, que determina el alargamiento de los procesos. Y hay que hacer también un mea culpa: los abogados tenemos chicanas para estirar los expedientes".

Comentá la nota