Abogados ratifican que no negociaron con el PE

Abogados ratifican que no negociaron con el PE
El consejo directivo del colegio profesional insistió en que los futuros magistrados deben ser seleccionados mediante concursos públicos. Un extenso y acalorado debate interno sirvió para superar diferencias. Sólo estuvieron ausentes cuatro de los 16 consejeros.
Tras cinco días de zozobra y de tensión interna, la calma retornó al Colegio de Abogados. Por unanimidad, las autoridades de la institución insistieron ayer en que no acordaron nada con el gobierno de José Alperovich y reiteraron que no puede haber jueces independientes -sin distinciones entre titulares y provisorios o subrogantes- sin un proceso previo de selección, transparente e imparcial (léase concursos públicos de antecedentes y de oposición), que asegure que los más idóneos lleguen a la judicatura.

“Este consejo directivo no ha participado ni oficial ni extraoficialmente de reuniones para elaborar un borrador de proyecto de ley que permita cubrir los cargos vacantes en la Justicia, ni tampoco fue consultado para ello”. Esto reza la declaración por medio de la cual los letrados salieron al cruce del primer mandatario, que había manifestado que funcionarios estaban consensuando con el Colegio de Abogados una nueva norma que posibilitara la designación de jueces subrogantes.

El pronunciamiento fue el corolario de un largo, duro y leal debate interno -según los protagonistas- que se prolongó durante casi cinco horas. De la acalorada sesión extraordinaria del consejo directivo de la institución participaron 12 de los 16 consejeros. Estuvieron presentes los ochos representantes de la Alianza Moreno-Alberdi-Verde, que lidera Eudoro Aráoz (presidente), así como cuatro de la Lista Belgrano, que encabeza Jorge Cheín (vicepresidente). No obstante, los referentes de este sector aclararon que las cuatro ausencias (Juan Gómez Romero, César Alvarez, Juan Carlos López Márquez y Roberto Guyot) se debían a motivos personales y que estos consejeros compartían plenamente lo que en definitiva se acordó.

Durante el encuentro, celebrado a puertas cerradas, hubo fuertes reproches contra Aráoz, por parte de miembros de la Lista Belgrano, por los contactos que hubo con el vicegobernador Juan Manzur y con Mario Koltan, interventor de la Caja Popular de Ahorros, entre otros. Se habló de que había habido ingenuidad, de que el Gobierno les había tendido una trampa y hasta de que los interlocutores -como en el caso de Koltan- no eran calificados para discutir sobre cuestiones relacionados con el Poder Judicial.

También discutieron -según pudo saber LA GACETA- acerca de si había que dialogar eventualmente con el Gobierno y bajo qué condiciones, así como si debían pronunciarse sobre la intentona alperovichista a favor de un nuevo retoque de la Carta Magna provincial. Sobre este último punto, finalmente, en la declaración advirtieron: “la resolución de la problemática judicial no demanda ni justifica ningún proceso de reforma de la Constitución”.

Ayuda desde el sur

Cerca de las 15.30, cuando la tensión interna era patente por el rostro y los comentarios de los consejeros que entraban y salían de la sala, llegó el presidente del Colegio de Abogados del Sur, Alejandro Molinuevo, cuya presencia ayudó. Este aclaró a nuestro diario que había sido invitado por Aráoz y por Cheín. “Mi presencia tiene por fin unificar el mensaje de que la abogacía tucumana está unida y de que no tenemos diferencias con los colegas de la capital”, aseveró.

El síntoma de que las fricciones se habían disipado fue cuando a las 17.15 pasaron a un cuarto intermedio para elaborar un documento. Aráoz y Cheín compartieron un café en el bar de la institución. “Estoy gratificado por la enjundia y por la honestidad con que se discutió. Cualquier duda que podría haber existido quedó despejada con el firme pronunciamiento. Si nos convocan a un diálogo, siempre iremos con lealtad y con firmeza en defensa del Poder Judicial”, precisó Aráoz.

Comentá la nota