Los abogados insisten en que no resignaron nada ante el Gobierno

Los abogados insisten en que no resignaron nada ante el Gobierno
Contrera, secretario de la entidad, defendió la táctica seguida en las conversaciones. El dirigente resaltó que la aspiración sigue siendo la integración del CAM por ley. La última palabra la tendrá el consejo directivo.
Jorge Contrera, secretario del Colegio de Abogados de la capital, defendió ayer la táctica desarrollada en las conversaciones que mantiene con Francisco Sassi Colombres (asesor del vicegobernador, Juan Manzur), en el afán de encontrar alguna salida al problema de la cobertura de la treintena de vacantes que hay en la Justicia. También precisó que él no tiene poder de decisión para cerrar individualmente ningún acuerdo, ya que la última palabra siempre corresponderá al consejo directivo de la institución.

El jueves, en Concepción, Sassi Colombres y los representantes de los dos colegios de abogados (el de la capital y el del sur) convinieron en trabajar en un anteproyecto (de ley) que permita, en principio, avanzar en la selección y designación de jueces temporarios o subrogantes.

Contrera mantuvo ayer una reunión informativa con miembros del consejo directivo para explicar los pasos dados junto a Juan Gómez Romero (tesorero). Entre los letrados, generó polémica y alarma la posibilidad de que se ciñera el diálogo sólo a la subrogancias, como pretende el Gobierno; esto, teniendo en cuenta que la posición de la entidad es que se puede integrar el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM) por ley, para que directamente seleccione a quienes se desempeñarán en forma definitiva e, inclusive, también a los subrogantes, en los fueros en los que la necesidad así lo exigiera.

Puntos de acercamiento

Contrera explicó el por qué de la metodología empleada. “La complejidad del tema exige tratar en primer término los puntos menos controvertidos; así, conforme a lo ocurrido durante la primera charla, se agendó lo relacionado con el procedimiento de selección (de los postulantes a cubrir los cargos) y sus particularidades: antecedentes, (prueba de) oposición y una posible entrevista. Se puso especial énfasis en la demora que la vía recursiva (en los concursos de aspirantes) acarrea a otros órganos de selección de magistrados”, afirmó. En un comunicado, también aclaró cuál es el otro punto de coincidencia: “la emergencia producida por las vacantes que se produjeron en diversos juzgados y la necesidad de una cobertura de manera inmediata”.

Contrera justificó que la táctica elegida no choca contra las pretensiones de la entidad. “Esto no significa que se haya resignado el pedido de que se cumpla la sentencia que ordena la conformación del CAM por ley. En una agenda, en la que se debate más de un punto, no puede entenderse que el encuentro de algunas coincidencias -partiendo de nuestro rol de aportadores de ideas a quien en definitiva debe tomar la decisión- significa que el Colegio haya acordado alguna cuestión”, subrayó.

Contrera volvió a insistir en qué consiste su función. “Sin duda, nuestro rol de consultores técnicos es tomar las palabras del doctor Sassi Colombres y llevarlas a nuestro concejo directivo. Este, en definitiva, es el que fija la viabilidad del diálogo entablado, que, como se expresó públicamente, se reduce a un intercambio de ideas. No hay margen de negociación, sólo una sentencia que cumplir”, aseveró.

Comentá la nota