Los abogados y el Gobierno, cara a cara por las vacantes.

El diálogo se pondrá en marcha hoy a las 8 en la Casa de Gobierno. El vicegobernador Juan Manzur, a cargo del Poder Ejecutivo,será el encargado de recibir a los magistrados.
Las dos partes celebran por igual la convocatoria al diálogo y se muestran optimistas, al menos en sus declaraciones públicas, pero puertas adentro el clima es otro y en realidad existen más dudas que certezas sobre un final feliz.

Hoy, a las 8, el vicegobernador Juan Manzur recibirá en la Casa de Gobierno a los representantes del Colegio de Abogados de Tucumán y del Colegio de Abogados del Sur, que tendrán a sus máximas autoridades, Eudoro Aráoz y Alejandro Molinuevo respectivamente al frente de las delegaciones.

El encuentro tiene por fin darle forma a un primer acercamiento oficial con la intención de destrabar la designación de jueces subrogantes, situación que amenaza con paralizar el servicio de justicia en varios fueros ante las jubilaciones o el fallecimiento de numerosos magistrados.

Luego de que la Corte Suprema de Justicia le diera un golpe fulminante a la conformación del Consejo Asesor de la Magistratura (CAM) de acuerdo a las pretensiones y necesidades del Poder Ejecutivo, el oficialismo tampoco pudo designar jueces ya que la Ley 8.136 de subrogancias también fue objetada por la Sala II de la Cámara en lo Contencioso Administrativo con la firma de Rodolfo Novillo, con lo cual se mantiene la imposibilidad de cubrir los despachos vacantes en Tribunales.

El temor a una posible parálisis motivó el inicio de encuentros informales entre enviados de la Casa de Gobierno, como Mario Koltal interventor de la Caja Popular de Ahorros, y algunos letrados, entre ellos Aráoz, lo que no hizo también avivó la interna del Colegio de Abogados ya que numerosos sectores exigieron negociaciones públicas y transparentes para evitar sospechas.

Finalmente llegó la invitación de Manzur, quien envió las cartas en calidad de presidente de la Legislatura, tal vez para preservar a gobernador José Alperovich de un eventual fracaso, pero es imposible que el vicegobernador lleve adelante la negociación sin un seguimiento estricto por parte de Alperovich.

Más allá de las buenas intenciones y las declaraciones de compromiso, si ambas partes se mantienen en sus posturas originales es poco probable que se alumbre un acuerdo. Los abogados sostienen que el único organismo habilitado constitucionalmente para designar jueces, ya sean definitivos o subrogantes, es el CAM. Por ello, proponen que el Poder Ejecutivo reglamente el mismo en términos muy diferentes a la propuesta original, cuando se planteó un órgano de seis integrantes, tres del Poder Ejecutivo, uno de la Legislatura, uno de los magistrados y otro de los abogados. Desde el Colegio de Abogados no arriesgan cuál sería la fórmula ideal, pero sí pidieron lugar para la UNT y la UNSTA y menor participación de los poderes políticos.

Por el lado del gobierno, manifiestan que la única salida es un reforma constitucional para alumbrar un nuevo CAM, y que mientras tanto es necesario encontrar un mecanismo para tapar los huecos. Los abogados no quieren ni hablar de modificar la Carta Magna, ya que aseguran que el tema excede sus competencias y se circunscribe exclusivamente al ámbito político.

Inclusive Eudoro Aráoz manifestó que no lo considera necesario, ya que el CAM no fue objetado por la Justicia, sino que la Corte le puso un freno a la integración con un clara mayoría de los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Pero gobierno necesita de la reforma, ya que una de las intenciones de la convocatoria es despejar cualquier duda sobre la posibilidad de una tercera reelección para Alperovich.

Y esta será la madre de todas las batallas ya que si los abogados se mantienen firme en su postura e insisten en poner en funcionamiento, privarán al oficialismo de su principal argumento para una nueva convencional constituyente, que de todas maneras se impulsará tarde o temprano. Mentras tanto, habrá que ver qué mecanismo se utiliza para garantizar el servicio de justicia con la designación de magistrados subrogantes.

Comentá la nota