Los abogados, en debate por la situación del Poder Judicial.

La crítica situación que atraviesa el Poder Judicial mantiene movilizados a algunos integrantes del Colegio de Abogados.
A tal punto que, como consecuencia de la propuesta de un grupo, la conducción de la entidad tuvo que hacer una reunión con cierta urgencia cuando se puso en discusión la posibilidad de reclamar la intervención del Poder Judicial.

Aunque el presidente del Colegio, Raúl Lordi, dejó en claro que esa postura no involucra a la institución y que le parece “una locura”.

La paralización del sistema judicial es consecuencia no sólo de las medidas de fuerza que vienen desarrollando los trabajadores del sector -que reclaman un incremento salarial- sino también de la falta de titulares en varios organismos: hay vacantes que no se cubren durante largo tiempo y eso retarda la mayoría de las causas, tanto en el ámbito penal como civil.

En medio de esa situación -frente a la que tanto el Gobierno provincial como el Superior Tribunal de Justicia han decidido pasarse la pelota en varias ocasiones- un grupo de afiliados al Colegio de Abogados eligió la vía de los correos electrónicos para sugerir la posibilidad de que el Colegio, formalmente, reclamara la chance de analizar una intervención.

“No tiene asidero”, dijo el presidente del Colegio de Abogados. Pero lo cierto es que esa movida ocasionó durante la semana que se va una reunión de urgencia, convocada por la conducción del Colegio, ante la posibilidad de que los colegiados que sustentaran en que aquella posición fuera numerosa y se forzara la realización de una asamblea que fijara posición frente a la cuestión.

La situación del Poder Judicial en la provincia es crítica. A las medidas de fuerza que paralizaron totalmente los expedientes judiciales desde fines del año pasado se sumó en las últimas horas otra mala noticia: la Ciudad Judicial no estará lista en tiempo y forma.

No es ningún secreto que la situación edilicia de la mayoría de los organismos judiciales es un problema no sólo para funcionarios y ciudadanos, sino también para los trabajadores, que insisten en que las condiciones de salud laboral se ven deterioradas por deficiencias de construcción, hacinamiento y otros inconvenientes.

Comentá la nota