Los abogados acudirán a las urnas el 23 de octubre

Los letrados tienen que elegir a un consejero.
Finalmente, los abogados concurrirán a las urnas el viernes 23 de octubre para seleccionar a quien los representará en el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM). Los letrados elegirán a un referente por la capital y a otro por el sur, pero sólo uno integrará -por vez- el CAM en función de dónde haya que cubrir el cargo vacante: en el centro judicial de esta ciudad, o en los de Concepción o Monteros.

En un primer momento, se había conjeturado con que las elecciones se celebraran el 15 de octubre. No obstante, está redactado el decreto del Poder Ejecutivo que fija la nueva fecha y que, como lo establece la Ley 8.197 (crea el CAM), ratifica que el contralor de los comicios correrá por cuenta de la Junta Electoral Provincial. También determina que "el sistema de adjudicación de los cargos elegibles será el de elección directa por simple pluralidad de sufragios".

En la Junta Electoral, que encabeza Antonio Gandur (presidente de la Corte Suprema), empezaron a trabajar en la adecuación del cronograma que, en un primer momento, había sido diseñado tomando el 15 de octubre como posible fecha de los comicios.

Por una fórmula común

Desde hace un par de días, incluso desde cuando todavía no se conocía la fecha de convocatoria de las elecciones, las conversaciones y especulaciones son incesantes en los dos colegios de abogados: el de la capital y el del sur.

En el primero, los dirigentes de las dos líneas internas que conviven en la institución (la Alianza Mariano Moreno-Alberdi-Verde, que encabeza el presidente, Eudoro Aráoz, y el sector denominado Manuel Belgrano, que responde al vicepresidente, Jorge Cheín) se han propuesto abrir un período de diálogo. El objetivo es explorar la posibilidad de presentar una fórmula común (un candidato titular y uno suplente), para demostrar a la sociedad que, en relación con el CAM, la entidad siempre ha estado unida. Sólo si no lograran un acuerdo, tendrán que enfrentarse en las urnas, variante que, en principio, no es querida por ninguno de los dos sectores.

Los vocales de la Corte también tienen dos urticantes cuestiones pendientes, que serán resueltas la próxima semana. La primera es elegir a quién los representará en el CAM, lo que será estratégico, porque ese magistrado presidirá el órgano de selección durante los dos próximos años fundacionales y, además, en caso de empate en alguna decisión interna, su voto valdrá doble (al CAM lo formarán seis miembros). A esto hay que sumar que la primera formación del CAM tendrá la atribución de dictar el reglamento interno del cuerpo, que convocará a concursos a los interesados en cubrir la treintena de cargos vacantes en la Justicia.

Además, de los vocales de la Corte dependerá si el mismo día en que los abogados designarán un consejero para el CAM, los camaristas, jueces, fiscales y defensores decidirán quién será el suyo; también, mediante elecciones, de las que surgirá un representante por la capital y otro por los Tribunales del sur (Concepción y Monteros), aunque sólo uno integrará el CAM en función de dónde esté ubicado el cargo vacante.

En la Corte conjeturan con que no habría inconvenientes en que, por tratarse -en principio- de un procedimiento más sencillo que el del estamento de los abogados, las elecciones de los magistrados se concreten antes del 23 de octubre. El alto tribunal debe designar una junta electoral y dictar un reglamento que establezca los plazos para la presentación de candidatos y demás condiciones que aseguren unos comicios transparentes.

Comentá la nota