Abel Miguel "El negocio del juego en Junín no entró"

El ex intendente y actual diputado provincial manifestó que "en nuestra ciudad le dijimos que no" al juego hace dos décadas y que la presencia de un Bingo es "negativa en múltiples aspectos".
En estos últimos días, y a partir de la denuncia que la referente de la Coalición Cívica Elisa Carrió efectuara en la Justicia, se ha puesto a la luz el fabuloso negociado del juego en distintos lugares de nuestro país y, en particular, en la provincia de Buenos Aires.

En ese sentido, se demuestra definitivamente la íntima relación entre la política y los empresarios que "regentean" la interminable cantidad de Bingos, casinos y tragamonedas que han convertido a múltiples ciudades argentinas en verdaderos garitos, donde lamentablemente terminan perdiendo (como siempre ocurre) los que menos tienen.

Así las cosas, en este contexto de corrupción asociada al financiamiento de campañas políticas y de políticos, merece que recordemos que hace casi dos décadas en nuestra ciudad le dijimos que NO al juego.

Y lo hicimos pensando que era lo mejor para los intereses de todos los vecinos de Junín, más allá de los supuestos beneficios que la presencia de un Bingo significaría para un Hogar para carenciados, de la opinión de algunos interesados que creían que con ello se atraerían turistas para Junín y de que se nos intentó hacer creer que con una Sala de bingo íbamos a poder sostener nuestro mayor proyecto: El Centro Universitario Regional (hoy gracias al esfuerzo de la comunidad convertido en una Universidad Nacional).

Estábamos y seguimos firmemente convencidos de que no nos equivocamos en esa decisión ética, debiendo destacar el acompañamiento que tuvimos de instituciones y entidades intermedias de la ciudad, del apoyo militante de la Iglesia Católica (que hoy vemos se repite a nivel provincial y nacional con la postura del Cardenal Bergoglio y de Monseñor Cassaretto) e incluso de decisiones de la Justicia de Junín que bloquearon las acciones que las oscuras empresas del juego plantearon en el foro local.

También es bueno que recordemos que a comienzos de la gestión del actual Gobierno Municipal algunos agoreros plantearon poco menos que el apocalipsis por algún fallo adverso de la Corte duhaldista bonaerense, intentando con ello desacreditar nuestra decisión y, de paso, abrirle la puerta a los dineros sucios del juego que venían de la mano de los otrora amigos K.

La postura de instituciones y concejales hicieron reflexionar al actual Ejecutivo Municipal de que la presencia de un Bingo en Junín sería perjudicial en múltiples aspectos. Esperemos que no se modifique este parecer ahora que parece que las arcas municipales se encuentran flacas, ya que estoy plenamente de acuerdo con aquellos que asocian al juego con una mayor inseguridad, con más miseria para los que menos tienen, y con la fuga de dinero de los vecinos hacia la ya abultada billetera de Cristóbal López y compañía.

Comentá la nota