Un abanico de nombres para la posible sucesión.

LONDRES (DPA).- En caso de que el premier británico Gordon Brown renuncie, algunas figuras del laborismo ya se perfilan para sucederlo.
Entre ellos, el ministro del Interior, Alan Johnson, es considerado uno de los principales aspirantes para ocupar el cargo. Ex líder sindical, es el candidato con el que mejor podrían identificarse los electores tradicionales del laborismo. En la carrera por la sucesión de Tony Blair, Johnson se retiró porque no se consideraba "suficientemente bueno".

El canciller David Miliband también fue considerado favorito durante mucho tiempo. Sin embargo, las especulaciones en torno a su figura se han aplacado. Miliband es tratado desde hace años como "príncipe heredero" del Partido Laborista.

Por su parte, Peter Mandelson, ministro de Negocios y Empresas, es una figura polarizadora. Como amigo de Blair, nunca tuvo buena relación con Brown. Finalmente, algunos laboristas consideran que el ministro de Justicia, Jack Straw, es el mejor hombre para volver a llevar la estabilidad al partido.

Comentá la nota