Un abanico de hipótesis sobre las causas que provocaron la tragedia

En Francia creen que una cadena de infortunios generó la explosión del avión. Y descartan el rayo.
La desaparición del avión de Air France 447 sigue siendo un misterio con docenas de tesis especulativas. El lugar donde se supone que cayó la nave tiene una profundidad de 4.000 metros, fuertes corrientes marinas y allí se encuentra una cordillera sumergida que antiguamente unía a Africa con América Latina. Hasta ahora, qué pasó exactamente con el vuelo es una suma de hipótesis sin demasiado sustento.

Los indicios de que disponen en la oficina de Investigación de Accidentes (BEA) son más que mínimos: los mensajes automáticos enviados por el avión, el avistamiento de unas líneas naranja, similares a las producidas por el fuego, por parte de un comandante de un avión de TAM que regresaba de Europa y sobrevoló el área del accidente y los objetos visualizados por una patrulla aérea ayer, que no han sido aún rescatados.

En su mayoría, los comandantes y pilotos de Air France descartan la teoría de una bomba , aunque el ministro de Defensa francés lo consideró una hipótesis. "Nosotros no podemos, por definición, excluir un ataque terrorista porque el terrorismo es la mayor amenaza para todas las democracias occidentales", dijo el ministro Herve Morin, tras aclarar que no hay "ninguna evidencia" sobre la pérdida del avión.

La policía antiterrorista francesa inspeccionó detenidamente la lista de pasajeros, donde se encontraban ciudadanos de 32 nacionalidades, antes de que el secretario de Transporte, Dominique Bussreau, descartara un atentado terrorista como causa del accidente. Explicó que él lo atribuía a "una pérdida de control del aparato ligada a una serie de fenómenos".

El piloto del vuelo de Air France 447 reportó a las 22, 33 de la mañana del lunes (hora de Brasil) que entraba en una zona de turbulencias. Sus colegas franceses y los analistas de accidentes consideran que el inicio del drama puede haberse producido con una tormenta, pero que en la catástrofe intervinieron "una simultaneidad de factores", que llevaron "probablemente" a la desintegración de la nave. Ellos descartan el rayo -que invocó el director general de Air France, Pierre Henri Gourgeon- como único protagonista de la tragedia. Especificaron que, al menos, un centenar de aviones de su compañía son atravesados por un rayo anualmente y sobreviven.

Algunos de los comandantes se inclinan por la posibilidad de que al haber atravesado un cumulus nimbus inesperado "en un área difícil" y de gran tamaño que habría iniciado la tragedia. Esa situación habría generado una falla eléctrica que se conjugó con la ausencia de radar para ayudarlos en la emergencia, la destrucción de todos los sistemas de comunicación alternativa del Airbus, la despresurización súbita de la cabina y, como consecuencia, la probable explosión.

Otros especulan con que la violencia de la turbulencia provocada por la tormenta pudo haber desprendido un contenedor en el sector de carga del avión -una situación más que rara-, que podría haber desbalanceado el aparato e, incluso, provocado una explosión. Están seguros de que las balizas Argos del avión se rompieron cuando el Airbus tocó el océano porque, de lo contrario, estarían emitiendo señales.

Lo cierto es que los otros cuatro sistemas de comunicación redundantes del avión también se apagaron, lo que habla de una falla estructural enorme. El avión Air France 447 no tuvo la menor posibilidad de enviar un aviso sobre despresurización masiva o emergencia por lo cual ellos entienden que "la falla era total y terminal".

Otros hablan del "agujero negro" sobre el Atlántico, una zona de convergencia intertropical que rodea al planeta y donde se superponen las masas de aire de dos hemisferios alrededor del Ecuador. Un área donde habría desaparecido en 1936 con toda su tripulación el hidroavión "Cruz del sur", del pionero francés Jean Mermoz, según explica el diario Le Monde. Pero el accidente ha servido para saber que los aviones comerciales quedan un tiempo desconectados de sus torres de control sobre el océano Atlántico en su vuelo entre Europa y América Latina.

El ministro de Defensa Morin dijo que las investigaciones continuarán "todo el tiempo que sea necesario" para encontrar el Airbus 330 de Air France. El premier Francois Fillon aseguró que no privilegiaban "ninguna hipótesis" para explicar cómo se había producido el accidente.

Comentá la nota