Abandono total en inmediaciones de la ex DuPont

Zanjones repletos de residuos de todo tipo en cercanías del gran predio fabril. Las vías del Belgrano dividen en dos un sector que se presume contaminado por la acción industrial. Allí radicarían otra empresa similar.
Un recorrido por inmediaciones del predio de la cerrada empresa DuPont, que supiera producir hilado y fibra sintética en esta ciudad, sobre avenida 40 entre las calles 35 y 39, muestra que el abandono es total en la zona. El gran canal que conduce al río Luján, practicado para el desagote de la firma en momentos en que esta cumplía sus tareas, con materiales contaminantes, que se une al ya existente zanjón de avenida 40, se muestra seco por momentos, por otro con algunos líquidos, pero lleno de basura de tipo domiciliaria y otra, entre la que se destacan tarros de aerosol, que incluso han sido incinerados.

Poco y nada es el cuidado de la zona lindera con las vías del inactivo Ferrocarril Belgrano. En adyacencias de las grandes extensiones de terreno de DuPont (por avenida de la Escolta, pasando las vías hacia el parque municipal), rodeado con alambre olímpico y de púas, con portones viejos y oxidados, hay muchos desperdicios.

En su momento, desde dentro de la planta, se ordenó la extracción de tanques que estaban enterrados. Asimismo, se dispuso por orden judicial el retiro de semillas que se acopiaban en el predio. En tanto, la Universidad de Luján finalmente no aceptó el uso de las instalaciones luego de que se le cedieran pero con la condición de no hacer perforaciones ni análisis. Además, se dijo que la propia empresa retiró de la planta de energía interna para exportarlo a España, líquido refrigerante PCB que estos transformadores usaban.

Desde la Justicia Federal se pidió en el pasado, asimismo, la realización de análisis de agua y suelo, ya que se sigue una causa por la presunta contaminación que la firma habría dejado afectando a la zona. Por su parte, los empleados que fueron cesanteados tras la intempestiva decisión de cierre, en 2004, aún aguardan cobrar sus indemnizaciones.

Las instalaciones de lo que fuera la planta han sido desarmadas en gran parte, pero otras quedan como mudos testigos de lo que fuera el “esplendor” de una gran empresa que se fue en medio de grandes dudas, y sobre la que hoy pesa la sospecha de haber sido determinante en la importante incidencia de casos de cáncer en la zona, que sigue creciendo demográficamente día a día.

El predio de DuPont Mercedes tiene una gran superficie rectangular, está dividido en dos por las vías y llega más allá de la calle 46. En su momento se presumió que allí podría haber más materiales contaminantes peligrosos enterrados.

Hoy de eso no se habla y allí se pretende la instalación de otro emprendimiento. Cuando se cayó la posibilidad de que la UNLu se instale, se comenzó a hablar en principio de la puesta en marcha de un polo industrial y también de la firme convicción de que sea la firma Guilford (otra de hilados) la que se radique, creando nuevas “fuentes de trabajo”.

Comentá la nota