"No abandoné el pueblo por enfermedad, yo renuncié"

El ex comisionado de fomento de Hipólito Yrigoyen, Víctor Pennisi, desmintió que haya abandonado ese pueblo por enfermedad tal como lo asegurara un grupo de vecinos que enviaran una nota al gobernador Daniel Peralta, quejándose de la "ostensible acefalía" e "ingobernabilidad" en que quedó esa pequeña localidad del noroeste santacruceño a la cual muchos siguen denominando Lago Posadas
Víctor Pennisi, quien se encontraba ayer en Los Antiguos, donde tiene su domicilio familiar, se comunicó telefónicamente con Diario Patagónico al enterarse de la noticia que este diario publicó el domingo, mostrándose molesto con quienes tergiversaron los motivos de su alejamiento.

Había asumido funciones el 1 de marzo de 2008 y presentó su renuncia el 22 de julio de 2009, la cual le fue aceptada el 1 de setiembre y no se fue hasta el día 21 de ese mes porque esperó la llegada de su reemplazante.

El mismo resultaría ser Francisco Vázquez, un ex intendente de Las Heras, pero el nuevo comisionado sólo estuvo allí uno o dos días ya que por causas que no se pudieron establecer, no volvió a ocupar al puesto que le encomendaran.

DICE QUE LO IGNORABAN

A la hora de fundamentar su dimisión, Pennisi dijo que la misma se debió a la falta de apoyo del Gobierno provincial "por no dar respuestas a los requerimientos de Lago Posadas", involucrando directamente al gobernador, al ministro de Gobierno, Carlos Barreto, y al subsecretario de Interior, Daniel Sloper.

El ex funcionario precisó que había solicitado la ejecución de acciones que no demandaban grandes erogaciones como era establecer un servicio de transporte desde la misma localidad ya que el mismo se sigue prestando desde Perito Moreno.

"No me dieron ni cinco de pelota en el año y medio que estuve al frente de la Comisión de Fomento a pesar que yo demostré que con lo que se había pagado al prestador del servicio, no hubiera alcanzado para comprar un colectivo para Posadas", sostuvo Pennisi.

Indicó además que no tuvo apoyo a su solicitud de reforzar la prestación de servicio de salud para esa comunidad ya que el mismo sigue dependiendo de Perito Moreno (localidad situada a unos 200 kilómetros) y los profesionales iban solamente un vez por mes "pero después dejaron de ir y eso a nadie le importó".

A ello sumó el hecho de no tener respuestas a una demanda de construcción de viviendas y la ejecución de una obra de mejoramiento de asfalto. "Yo ya había hecho todas las gestiones para esa obra que salía más barato que un enripiado y era necesario porque en invierno es imposible circular por las calles del pueblo", afirmó.

OTRA MISIVA

El ex comisionado dijo también que le llamaba la atención que algunos vecinos hayan elevado una nota al mandatario provincial argumentando que él se había ido por razones de enfermedad.

"Eso no es cierto -refutó- a tal punto que yo tengo una copia de otra nota que firman 70 vecinos que el 7 de agosto le fue enviada al gobernador, a través de la cual le pedían que no me fuera. Entre otras cosas le dicen que es una pena que alguien que le ha dado importancia por primera vez el pueblo se tenga que ir porque no le dan respuestas a sus requerimientos".

Comentá la nota