Abandonado

El Gobierno abandonó a su suerte al intendente de Río Mayo, Rubén Fri, después del fracaso de la negociación que encabezaron el ministro de Gobierno, Máximo Pérez Catán; y el subsecretario de Relaciones Institucionales, Pablo Das Neves.
El ministro y el subsecretario terminaron prometiendo facilitar la entrega de las planillas para que los vecinos soliciten la revocatoria de los mandatos del jefe comunal y de los concejales, una medida que, en caso de prosperar, obligará a convocar a una nueva elección y le pondrá fin al caótico mandato de Fri, un "pura sangre" del dasnevismo, cuyo estilo autoritario está terminando al compás de sucesivas puebladas.

Antes que Pérez Catán y Das Neves, lo que había llegado al pueblo eran los efectivos del Geop, que protagonizaron algunos incidentes con los pobladores, que por suerte no habrían pasado a mayores, al menos con la información que se cuenta hasta ahora.

Los funcionarios intentaron un diáloogo individual con los vecinos, táctica que les duró hasta que los gritos que se oían en el exterior los sacaron del cuartito donde atendían las audiencias.

Ahí, la fuerza del reclamo los obligó a abandonar a su antiguo aliado, que deberá arreglarse como mejor pueda.

Y no parece que pueda mucho.

Comentá la nota