Abad criticó la moratoria y dijo: "El blanqueo es un salto al vacío"

El ex jefe de la AFIP también se quejó de que se anularán los juicios por evasión.
La moratoria es socialmente injusta, porque te libera del delito de evasión y además podés pagar en cómodas cuotas".

De esta forma, Alberto Abad -ex titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos- se pronunció ayer contra la moratoria impositiva y previsional que impulsa el Gobierno. También cargó con idéntica dureza contra el blanqueo de capitales: "Es un salto al vacío, porque permite blanquear dinero o bienes mal habidos sin que se investigue su origen", dijo en diálogo con Clarín.

Abad rompió ayer el silencio que se había autoimpuesto respecto de la gestión del Gobierno desde que tuvo que presentar la renuncia a la jefatura de la AFIP el 18 de marzo de este año. Había asumido en 2002, en medio de la crisis. Se fue por su pelea con el entonces titular de la Aduana, Ricardo Echegaray, que concluyó con la decisión de Cristina Kirchner de desprenderse de ambos. Echegaray -que tiene línea directa con Néstor Kirchner- pasó a otro cargo en el Gobierno. Abad se fue al sector privado.

"Estuvimos seis años trabajando junto a 20.000 empleados de la AFIP para crear una nueva cultura tributaria. Pero esto que se anunció va en la dirección contraria. Rompe con las reglas del pacto social y fiscal, y alienta una conducta antisocial ya que se castiga al que cumplió y se favorece a los que violaron las leyes", agregó.

El ex funcionario cuestionó fundamentalmente la virtual amnistía que implican la moratoria y el blanqueo, ya que los que ingresen se beneficiarán con la extinción de las causas penales en su contra. "En los últimos años la AFIP vino presentando un promedio de 1.000 denuncias penales anuales por evasión. Se logró que se castiguen muchos casos de evasores y que tuviera un efecto ejemplificador. Pero ahora con esto se deja vacío de contenido a todo el fuero Penal Tributario donde se tramitan esas causas".

Según Abad, las medidas que anunció Cristina Kirchner lesionan a todas las instituciones, no sólo a la AFIP: "Es necesario cuidar la institucionalidad por sobre todas las cosas. No puede estar sometida a revisión cada diez años o cada vez que aparece una crisis, por importante que sea. Se argumentó que había razones de excepción para lanzarlo Pero el límite del estado de excepción tiene que ser la ley y el respeto por las reglas de juego".

En sintonía con la postura de Abad, el experto Alejandro López, de la revista La Ley, le dijo a Clarín: "Más allá de los resultados que se obtengan con este proyecto, la sociedad recibe un mensaje de injusticia cuya consecuencia no se nota en lo inmediato. Hay muchas empresas que han sido sancionadas con multas gravosas por depositar los impuestos pocos días después de su vencimiento y ahora se exime de todas las sanciones a quienes no cumplieron".

Respecto del blanqueo de capitales sostuvo: "El proyecto tiene reparos éticos que causarán malestar en los contribuyentes que se encuentren al día con sus obligaciones. Y desde el punto de vista económico no creo que se pueda obtener un resultado demasiado amplio ya que deben atacarse los motivos por los cuales se produce la fuga de capitales".

En cambio, Agustina O'Donell - Estudio Lisicki, Litvin & Asociados dijo que "si bien hay que analizar las diferentes situaciones, creo que hay un grupo de empresas que como consecuencia de los cambios de la economía en el 2002 aún hoy no pudieron afrontar algunas obligaciones impositivas y esta medida les produce un gran alivio".

Otros especialistas que prefirieron no dar su nombre destacaron que no existen razones económicas que justifiquen la moratoria porque no existe una crisis como la de 2002. "Las empresas vienen de años de crecimiento y fuertes ganancias. Si no pagaron impuestos no fue porque no podían sino porque no tuvieron ganas de hacerlo", explican.

Comentá la nota