999,7 millones se pagó en salarios durante 2008 en la Administración Central de la Provincia.

La Administración Central de la Provincia erogó durante el año pasado 1.658 millones de pesos, de los cuales 999,7 millones de pesos se afectaron al pago de salarios y 461,2 millones a cumplir con transferencias a municipios y a otras instituciones públicas y privadas.
A lo largo del año pasado el Gobierno ejecutó gastos en el ámbito de la Administración Central por 1.658 millones de pesos, en tanto que registró recursos por 1.606 millones de pesos, lo que marca un defasaje del orden de los 52 millones.

Sobre el total de gastos, casi 1.000 millones se destinaron a atender gastos en personal, lo que implica que la masa salarial insumió un 60,3% de las erogaciones.

El segundo rubro en importancia, en cuanto al gasto, lo constituyeron las transferencias al sector público y privado, con 461,2 millones de pesos (27,8%). En tanto, durante los 12 meses de 2008 sólo ejecutaron 14 millones de pesos en el rubro construcciones.

El gasto salarial

De los 999,7 millones de pesos de gastos en personal, 904,6 millones correspondieron a salarios de planta permanente; 82 millones a asistencia social al personal y 13,3 millones a sostener la planta temporaria de la Administración Central, la que mayoritariamente está integrada por los agentes de planta política.

Si bien por nomenclador del gasto integra el rubro servicios no personales, al gasto en personal deberían sumársele otros 9,5 millones de pesos correspondientes a Servicios Técnicos y Profesionales, ya que bajo esta denominación aparecen generalmente los contratos de servicios, lo que elevaría el gasto en personal a 1.009 millones de pesos.

En cuanto a la incidencia de la masa salarial en el presupuesto de gastos se han manejado históricamente dos criterios diferentes para calcularla. Tomando como base aquella que sostiene que el gasto salarial debe considerase sobre el total de gastos, en 2008 la partida de personal representó poco más del 60% de las erogaciones. En tanto, siguiendo el criterio de quienes señalan que previo a calcular la incidencia del gasto salarial sobre el gasto total debe descontarse aquellas trasferencias fijadas por ley, durante el año pasado la erogación en personal ascendió al 83,5%.

En cualquiera de los dos casos, el dato que demuestra con claridad la excesiva carga presupuestaria que implica para la Administración Central el pago de salarios lo constituye el hecho de que el total de ingresos tributarios (Ingresos Brutos; Sellos; Regalías y Coparticipación Federal, entre otros) recibidos a los largo de 2008 fue de 1.195 millones de pesos.

Comentá la nota