¡US$ 90.500.000!

Un nuevo hito para el mercado futbolístico mundial: el brasileño Kaká pasó de Milan a Real Madrid con la cifra más alta de la historia
En este mundo enloquecido, Ricardo Izecson dos Santos Leite, Kaká, para el mundo del fútbol, consiguió lo imposible: ser el número uno del mundo desde la vereda opuesta. Tiene un bajísimo perfil en un deporte en el que hoy todo es marketing y sobreexposición. En un tiempo en que los valores religiosos están desacreditados, él hace un culto de sus creencias y repite siempre: "Yo pertenezco a Jesús". En la era de las gambetas eléctricas de Messi y Cristiano Ronaldo, este brasileño hace un culto de la elegancia en la cancha y de los pases milimétricos. Y, por si todo esto fuera poco, en los días dominados por una de las mayores crisis financieras mundiales, Kaká se convirtió en el pase más caro de la historia del fútbol mundial.

Este lunes frenético comenzó con los análisis realizados al futbolista en Recife, donde su selección espera el partido de mañana ante Paraguay por las eliminatorias, y terminó a la medianoche española, con el anuncio oficial en la página del club: "Kaká ya es jugador del Real Madrid". Con un dato escalofriante: el pase de Milan al equipo madridista se realizó en 90,5 millones de dólares (65 millones de euros), por lo que supera en la moneda norteamericana la llegada del francés Zinedine Zidane al mismo club, en 2001, por 65 millones.

Algunos no consideran la transferencia de Kaká la más costosa; es que en 2001, cuando la moneda del mercado común era más débil que el dólar, el pase de Zidane se hizo por 73 millones de euros.

El acuerdo que vincula a Kaká con Real Madrid será por cinco temporadas, por un total de 62,8 millones de dólares.

El de Kaká y Real Madrid es un amor no concretado desde agosto de 2003, cuando Milan le ganó la pulseada al equipo español y se lo compró a San Pablo en 8,5 millones de dólares. Desde entonces, en cada verano europeo se repiten las versiones sobre la mudanza del brasileño a Madrid. Kaká juraba por Jesús que seguiría en Milan, y Silvio Berlusconi, propietario del club, sonreía porque mostraba su poderío reteniéndolo. Pero el italiano debió resignarse dos veces esta semana ante los españoles: primero, ante el diario El País , que publicó imágenes en las que aparecen mujeres semidesnudas en su mansión en Cerdeña; ahora, ante Real Madrid, que se llevó a la superestrella de su equipo.

La pregunta del millón es por qué ahora y no antes se concreta este pase. Hace siete días, Florentino Pérez asumió su segunda presidencia en Real Madrid. Se trata del dirigente que marcó su mandato con la era galáctica, con equipos armados en base al poder de la cuenta bancaria de un club que pelea por ser el más poderoso del planeta con Manchester United. Y en medio de una enorme crisis deportiva de su club, hundido más por las mieles conseguidas por Barcelona, España vivió un déjà-vu con el regreso de la marca Florentino. Su primer impacto fue Kaká. Ahora dicen que va por Cristiano Ronaldo, por el que pagaría 70.000.000 de euros, otro récord.

De chico, Kaká fue contra la corriente con un accidente tonto: se tiró de un trampolín y se rompió una vértebra. De grande, sigue el mismo camino: es tan distinto que cotiza en alza cuando el mundo se desploma. Comienza la segunda era galáctica en el fútbol, y su primera estrella es Kaká.

* "Comienza una experiencia nueva para mí"

"Hoy termina mi relación profesional con Milán. Me voy por la puerta principal. Comienza una experiencia nueva para mí. Será una motivación", dijo Kaká, anoche, en una conferencia de prensa realizada en Recife donde el jugador está con la selección de su país. "La crisis mundial afectó mucho a los clubes, principalmente a los que son empresas como Milan. Lo mejor era la venta", agregó Kaká, que tuvo palabras de elogios para Lionel Messi: "Merece ser el jugador del año, fue figura en su equipo y lo llevó a conquistar la Champions y la Liga española".

Comentá la nota