Los $8.500.000 para los kits escolares no estarían presupuestados.

Como sucediera el año pasado, los kits escolares que repartirá el gobierno provincial este año y que le saldrán a la provincia 8 millones y medio de peso -un millón y medio más que los anteriores-, no habrían sido presupuestados, según el análisis que hizo la diputada por el Partido Propuesta Salteña (PPS); Virginia Cornejo.
El viernes las escuelas esperaban las últimas partidas de los libros de texto dirigidos a chicos que están entre primer y tercer grado, para luego repartirlos. Algunas quejas ya se hicieron sentir por algunos docentes dado que indicaron, hay textos de primer grado que son "muy elevados" para los chicos.

En una entrevista otorgada a FM Profesional, el ministro de Educación, Leopoldo Van Cauw-laert, aseguró que muchos docentes le dieron el visto bueno a los nuevos módulos educativos, respuesta que se limitó a dar al ser consultado por las críticas que llegaron de algunos educadores.

Entre las observaciones a los nuevos textos se indicó que los libros de primer grado fueron impresos con letra minúscula y de imprenta, a lo cual el ministro respondió "es lo que tienen en el mercado". El funcionario señaló como una de las `ventajas` de haber invertido la cantidad de dinero en cuestión que esto "incluye el derecho (de la provincia), de uso del contenido por cinco años y la posibilidad de incorporarle modificaciones a efectos de eliminar errores (lo cual) ya hemos hecho en la primera etapa para mejorar el contenido sin tener que consultar a la editorial proveedora". Por lo tanto, argumentó que esta es "una inversión que no impacta solamente en el ejercicio 2009 sino que nos sirve para evitar una inversión en los ejercicios futuros". Según las informaciones de Van Cauwlaert, entre esta semana y la otra se estarían repartiendo los módulos a todos los chicos que asisten a la primaria.

Restando importancia

En la entrevista se restó importancia al tema de la impresión de los manuales repartidos, que estuvo a cargo de CARTOON, empresa favorecida con la adjudicación de la impresión del material repartido en las escuelas, y un crédito fiscal millonario que le otorgó Juan Manuel Urtubey antes de que se convoque a la licitación de los módulos educativos. Ello a pesar de que -según lo fundamentado por el Gobierno en 2008-, CARTOON fue la responsable de los contenidos de los manuales por haber contratado a una editorial de cuestionada legitimidad, que puso a la provincia como noticia central porque en los manuales se reconocía a las Islas Malvinas como pertenecientes a Gran Bretaña. Se eludió también hablar de la falta de decretos que hayan avalado en 2008 este procedimiento, a primera vista irregular. Mientras, también se soslayaron las quejas que indican que esta actitud gubernamental responde a un capricho y a una utilización política que hace Urtubey de las necesidades educativas de los más chicos.

Comentá la nota