“José Rigane, el dirigente gremial que fabrica conflictos y se obsesiona con la quiebra de las cooperativas eléctricas”

“Si de algo se ha caracterizado en los últimos veinte años el Sindicato Luz y Fuerza de Mar del Plata, bajo la conducción de José Rigane, ha sido por su extremada habilidad para fabricar conflictos con las cooperativas de electricidad comprendidas en su jurisdicción.

Desde reclamar con ruidosas manifestaciones que un delegado sindical (que, por supuesto, no trabaja) cobre las mismas horas extras que cobra el empleado que lo reemplaza en su función hasta embestir contra las disposiciones del Convenio Colectivo de Trabajo Nº 36/75 que rige para los trabajadores del sector; cualquier cosa es posible para este dirigente.

La obsesión de Rigane ha sido insistir a través de los años en que las cooperativas eléctricas bonaerenses están todas quebradas. Esto lo ha expresado públicamente contra todas las cooperativas de la provincia de Buenos Aires.

En su menú de actuación sindical no está ausente el pedido a distintos gobernadores bonaerenses para que cancelen las concesiones del servicio energético a las cooperativas.

Estos dos aspectos forman parte de su repertorio permanente, que repite en uno y otro conflicto invariablemente.

Pero también en su repertorio existen variantes patoteriles que Rigane aplica sin disimulos, y, cuando se le va la mano con esas prácticas, emite comunicados de prensa deslindado su responsabilidad con el evidente propósito de evitar las consecuencias judiciales que ello puede acarrearle.

Algo de esto ha sucedido con el comunicado que el Sindicato de Luz y Fuerza de Mar del Plata emitió en las últimas horas, con el título “Cortinas de Humo”, donde como tema prioritario, sale a deslindar responsabilidades en el atentado – con bomba Molotov – que sufrió el Jefe de Redes de la Cooperativa de Electricidad General Balcarce en el marco del conflicto que el gremio de José Rigane mantiene con la citada entidad solidaria.

La actitud patoteril del mencionado gremio tuvo otras manifestaciones días atrás cuando escracharon en sus domicilios a varios directivos de la cooperativa.

Esto Rigane ya lo ha hecho en otras cooperativas, aplicando métodos bastante violentos con el objeto de intimidar a los dirigentes cooperativistas.

Siendo esta una actitud tradicional en el Sindicato de Luz y Fuerza de Mar del Plata resulta sumamente difícil no pensar que la responsabilidad del hecho ha pasado por algún miembro o simpatizante de la organización gremial.

Pero, eso sí, Rigane apeló al manual de desmentidas para estos casos, señalando en su comunicado que “manifestamos nuestra solidaridad y nuestro repudio por métodos que nunca han formado parte del accionar de nuestra institución” (¡¡??).

Desmentir las prácticas que siempre ha utilizado en su trayectoria sindical no hace más que reflejar un alto sentido de la ironía. Pero bajo estas reglas se maneja este dirigente que, con relación al conflicto con la cooperativa balcarceña, no está haciendo otra cosa que defender la caja sindical antes que a sus afiliados.

Con respecto a la Bolsa de Trabajo, cabe mencionar que la Cooperativa de Electricidad General Balcarce no está sola en su lucha, ya que, hace muy poco tiempo, Centrales de la Costa – organismo del estado provincial que administra centrales termoeléctricas – ha tomado similar decisión que la cooperativa en materia de ingreso de personal a sus plantas.

También en este caso, la reacción de Rigane y los suyos fue muy ruidosa, aunque en esta oportunidad no hubo ningún atentado contra los funcionarios de ese organismo estatal…

Lo cierto es que la cooperativa balcarceña ha puesto en manos de la Justicia la decisión final acerca de si la Bolsa de Trabajo de dicha entidad la debe manejar el Sindicato de Luz y Fuerza de Mar del Plata o su homónimo de General Pueyrredon.

Si la Justicia se inclina por la postura de la cooperativa, ¿qué hará Rigane?

El problema para el sindicalista es que seguramente otras cooperativas estarán dispuestas a seguir los pasos de su hermana balcarceña, con lo cual la caja del gremio de Rigane se va a achicar considerablemente.

Sin duda alguna este es el verdadero trasfondo del conflicto…”

Comentá la nota