“Habrá una comisión para saber si hubo irregularidades en Gamsur”

En la entrevista confeccionada por los usuarios de Puntal.com.ar, Eduardo Yuni adelantó que el Concejo Deliberante impulsará una investigación sobre la legalidad de los actos realizados por la administración de la mixta. “Nos ayudará a determinar y dictaminar sobre la situación ” señaló el titular del organismo

El presidente del Concejo Deliberante de Río Cuarto, Eduardo Yuni, respondió las preguntas formuladas por los usuarios del sitio web de PUNTAL sobre los temas más urticantes de la agenda política del momento.

Sobre la polémica por los costos de Gamsur y su traspaso, indicó que en las próximas semanas se creará una comisión para investigar la legalidad de los actos administrativos y la existencia de posibles irregularidades.

Tras enfatizar los aspectos positivos de su gestión al frente del EMOS, destacó la tarea cumplida por los abogados que conformaron el equipo técnico encargado de cobrar a los morosos.

Ante las críticas recibidas por la aprobación de las uniones civiles, enfatizó que todos los concejales priorizaron la Constitución a las interpretaciones religiosas de la sociedad.

Por último, como balance del primer año de gestión, reconoció que el gobierno municipal no estaba preparado para afrontar la crisis del campo y el posterior crack financiero mundial.

Decisiones políticas

- Hace pocas semanas se denunció que los equipos técnicos de EMOS que intimaban a los morosos cobraban sus comisiones antes de que quedara saldada la deuda. ¿Por qué sucedió?

- Cuando fui director, en 2004 y 2005, la gestión tenía dos patas. Por un lado lo técnico, prestar el servicio y proyectar la ciudad a través de obras de cloaca y de agua. Así hicimos 40 kilómetros de redes de cloacas, incorporamos al sistema 10 millones de litros, hicimos la primera cisterna desde 1930 para la zona oeste… Por otro lado, tuvimos otra responsabilidad: que el 40% de los ciudadanos de Río Cuarto no pagaba ni el servicio de agua ni cloacas. Si en cinco años a esas deudas no las saliste a cobrar, judicialmente prescriben. Y si prescriben, el Estado pierde un activo. En aquella época, eso era más de 30 millones de pesos. Con abogados designados junto a la Fiscalía municipal se armó una división jurídica que permitiera cobrarle a los morosos. Esa estructura consolidó deuda que no prescribió en más de $20 millones. Se cobraron más de $7 millones a quienes no pagaban. Por supuesto, esta división cobró honorarios regulados por ley y el Emos hacía como agente de retención. Cinco años después, Río Cuarto tiene dentro de su activo más de 20 millones de pesos, a cobrar, de deuda que no prescribió gracias a esa gestión.

- Hubo gente que trabajó en ese equipo técnico y luego ocupó altos cargos en Gamsur, como el doctor Abasolo. A partir de ese aporte de funcionarios, le cuestionan su responsabilidad en las irregularidades en Gamsur.

- El que decide quién entra y quién sale en el Ejecutivo Municipal es el intendente. En la peor de las crisis de Gamsur, él decidió incorporar como presidente de la empresa a una persona honorable, amigo mío desde hace 25 años, que lo acompañó durante 14 días, hasta que la Municipalidad tomó el control operativo de la empresa. Entonces, el intendente decidió darle espacio en el área jurídica. Pero esas decisiones no las tomo yo. Ojalá pudiésemos contar con personas de esta naturaleza, que exponen su honor para ponerse al frente de situaciones conflictivas como la que vivimos en ese proceso de intereses contrapuestos.

-Nos quedamos en un nombre. La pregunta es más genérica y tiene que ver con la participación de gente que ha tenido alguna vinculación anterior con usted.

-En 2002 se lanzó una política muy fuerte, por parte del gobierno en ese momento, para la recuperación del empresariado local, caído por la crisis del 2001. Había que recuperar el empresariado y generar trabajo a partir de innovaciones. En este caso el intendente avanzó en el proceso de las empresas mixtas, convocando a empresarios de distintos rubros. Fue un modelo de gestión que tuvo éxito, que permitió prestar servicios y recuperar ese empresariado, tan necesario en la Argentina de hoy. En Río Cuarto nos conocemos todos, hay relaciones entre el sector trabajador y los empresarios. Con muchos de ellos soy amigo de la vida, de la política y en los programas estratégicos de desarrollo que tiene la ciudad. Y ojalá tuviéramos muchísimos empresarios como ésos que hoy generan 150 puestos de trabajo. Nuestra responsabilidad como Estado es generar, junto al sector privado, las condiciones para duplicar la capacidad de trabajo en Río Cuarto y bajar los índices de desocupación.

-¿Qué opina de los mayores costos presentados por los empresarios de Gamsur? Costos sobre los que ya interviene la Justicia.

-Por estos días voy a tener el expediente de mayores costos que el Concejo ha solicitado a la Secretaría de Economía. Más allá de la información que ya nos llegó, recién con el expediente podré hacer una apreciación. Como Concejo Deliberante no podemos opinar en el aire. No hablo de irregularidades porque no somos quiénes para plantearlo. Sí vamos a conformar una comisión para que estudie la legalidad de los actos administrativos. La comisión va a estar en manos de una ex jueza federal, la doctora Curtino. Ahí vamos a tener un panorama sobre responsabilidades administrativas, jurídicas y si hubo irregularidades.

- Hablando de empresas mixtas, le preguntan qué opina del fin de la mixta vial, lo que supone que el Municipio volverá a licitar la realización de obras públicas.

- Son procesos. Desde el 2001 hasta el 2004 veníamos imbuidos del proceso de las mixtas, que tenía que ver con la recuperación del estado local. Y también con una vieja discusión. Yo fui legislador entre el 95 y el 99. En aquel momento, el empresariado local argumentaba que los grandes grupos económicos eran los que se quedaban con las licitaciones. Eso generaba una gran demanda para dar prioridad a los empresarios locales. Entonces se fijó una ordenanza estableciendo que en las licitaciones públicas los riocuartenses tuvieran una ventaja comparativa frente a las empresas de afuera. Esa decisión de fortalecer la participación de las empresas locales estaba atada a un sistema de financiamiento que se cae a partir de que se cae el sistema de financiamiento mundial. Con lo cual, las empresas ya no tuvieron la capacidad económica y financiera para seguir con el desarrollo de la obra. Por ello se toma una decisión que cambia absolutamente este planteo que se venía haciendo con el desarrollo de las empresas mixtas, la misma decisión que se tomó con Gamsur. El Estado se hace cargo, tomando no sólo el control material, sino el control accionario. La mixta vial era un instrumento y hoy el intendente ha dispuesto que ese instrumento sean las licitaciones públicas. Es una decisión política.

- En esa integración de empresarios y políticos para proyectos comunes terminaron surgiendo insalvables diferencias de intereses, como usted bien señaló.

- Cuando el Estado no garantiza la ganancia de los empresarios privados indudablemente no es obligación de los empresarios privados acompañar los intereses del Estado. Ellos están para desarrollar desde lo económico negocios que ha planteado el Estado. Si el Estado no garantiza la ganancia de los empresarios, no se les puede exigir que se queden a pérdida, si no no serían empresarios. En ese contexto también hay una decisión del Municipio de no continuar si no puede pagar esas ganancias y ahorrar para destinar esa plata a otros rubros.

Derechos y crisis

- ¿Qué le contestaría a quienes sostienen que la decisión de aprobar la Ordenanza de las Uniones Civiles no representa a buena parte de la sociedad local?

- El pueblo no delibera ni gobierna si no a través de sus representantes. Fue bueno que este tema se diera en este ámbito de discusión, porque confrontaban derechos civiles establecidos en nuestra Constitución contra derechos religiosos. Los países modernos tuvieron esta discusión hace 30 años. En esa discusión nosotros priorizamos el respeto a la Constitución y los derechos civiles. En el Concejo Deliberante de Río Cuarto, de izquierda a derecha, existen 7 u 8 expresiones políticas partidarias. Y con esa representatividad, más allá de nuestras convicciones religiosas, todos priorizamos la defensa de la Constitución y los derechos civiles. Ese fue el eje del apoyo unánime a este registro voluntario de uniones civiles. Aclaro que no implica ningún casamiento. Nosotros no legislamos sobre el matrimonio, sino sobre un registro voluntario de uniones civiles y de hecho, tanto para personas de igual género como para personas de distinto género.

- Mencionó errores. La gestión que encabeza Jure ha cumplido un año. ¿Qué balance realiza?

- Como Municipio, no hicimos un diagnóstico acertado del impacto económico y social que produjo la crisis del campo que recibimos. Nosotros asumimos en junio, la crisis empezó en marzo. Después tuvimos la crisis financiera internacional con el impacto sobre la economía argentina. Me refiero a la falta de acceso al crédito, la falta de financiamiento para desarrollos productivos, la caída de la recaudación, lo cual complica la prestación de servicios. Todos esos procesos nos impactaron de lleno y no tuvimos más que capacidad de administración de la crisis. Hemos estado solamente administrando la crisis, imposibilitados de producir este replanteo entre el sector público y el sector privado para mejorar la situación general de Río Cuarto. Muchos veníamos de la gestión Rins, pero no ponderamos ese impacto tan fuerte. Pero la fortaleza es que hemos pasado la crisis. A partir de ahora, tenemos mucho para hacer. Y para esto, el intendente debe tener el pleno apoyo de los partidos y los sectores sociales. Poner en marcha la ciudad es un desafío que debe estar integrado junto con los gobiernos nacional y provincial. Si lo tenemos que hacer solos, será mucho más largo el proceso.

Comentá la nota