Las 40.000 millas de Amado al Fondo

Amado Boudou sumará casi 40 mil millas de vuelo en el próximo mes para intentar sellar la reconciliación del Gobierno con el FMI. Lo hará en tres viajes casi pegados a Londres, Pittsburgh y Estambul.
En todos se cruzará con el titular del organismo, Dominique Strauss-Kahn, y, aunque aún no tiene agendada una cita con él, no descarta reunirse informalmente para continuar las gestiones que inició la semana pasada en Buenos Aires con el director para América, Nicolás Eyzaguirre.

El secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, viajará como avanzado el martes por la tarde a Londres, donde Boudou aterrizará recién el jueves por la noche. Allí tendrá lugar la reunión ministerial del G-20, el grupo de países ricos y de desarrollo medio que integran, por Latinoamérica, la Argentina, Brasil y México, y que cobró un protagonismo central por la crisis mundial que estalló en septiembre último.

La cita londinense es para preparar la cumbre presidencial del 24 y 25 de septiembre en Pittsburgh, Estados Unidos. Boudou estará en la capital inglesa hasta el domingo y ensayará un giro en la posición argentina de los últimos años: aunque repetirá en sus discursos las críticas contra las recetas neoliberales de los organismos multilaterales, intentará mostrarse más "amigable" con los acreedores y exhibirá como un avance los canjes de deuda que organizó para aplazar vencimientos próximos.

En Pittsburgh, donde aterrizará en el Tango 01 con la presidenta Cristina Fernández, el jefe del Palacio de Hacienda tendrá oportunidad de reunirse con representantes de la banca estadounidense y europea. Todos los ejecutivos de Wall Street irán hacia allá aprovechando la corta distancia que la separa de Nueva York.

Boudou continuará así los contactos secretos que ya hizo en Buenos Aires con los bancos que compraron los bonos aún impagos que no entraron en el canje con quita de 2005. Son los famosos holdouts, que reclaman al país unos 20 mil millones de dólares y a quienes Néstor Kirchner dijo que no les pagaría nunca por no haber aceptado el recorte.

Fuentes de Economía revelaron que los dos encuentros del G-20 no generan grandes expectativas en el edificio frente a la Casa Rosada. "El Fondo con el que vamos a tener que negociar es éste, nos guste o no nos guste. Los cambios que iba a hacer el G-20 ya los hizo el año pasado", dijeron.

El tercer viaje será el más largo: 12.241 kilómetros. El viernes 2 de octubre, Boudou llegará a Estambul junto al presidente del Banco Central, Martín Redrado, quien también impulsa el reacercamiento con el FMI. En la capital turca se reunirán los ministros de los 184 países miembros del Fondo para su asamblea anual conjunta con el Banco Mundial.

Aunque no en todas las asambleas del Fondo el titular del ente recibe a los ministros argentinos, el propio Boudou no descartó la alternativa el viernes último, en diálogo con Crítica de la Argentina. "Strauss-Kahn va a estar en los tres lugares –dijo–, así que no se puede descartar nada".

Comentá la nota