Hay 3.100 productores pampeanos afectados

Nación aportó 10 millones de pesos para atender la problemática del campo pampeano a raíz de la sequía imperante. La cifra es insuficiente, pero para las autoridades provinciales sirve como "un paliativo que ayuda a evitar más dificultades".
Abelardo Ferrán, ministro de la Producción, resaltó que la zona de desastre climático (por sequía) ocupa una parte del sureste pampeano, fundamentalmente en los departamentos de Lihuel Calel, Hucal y Caleu Caleu. "Allí hay ganaderos que producen terneros y es una zona que desde hace tiempo no tiene precipitaciones, con escasez de oferta forrajera y mortandad de vientres", explicó en diálogo con Radio Noticias.

"Estamos trabajando con nuestros equipos técnicos para que esta sea la zona que rápidamente sea atendida con la ayuda nacional de 10 millones de pesos".

Esa suma no satisfizo a las entidades agropecuarias, que entiende que debe ser más decidido el apoyo nacional a la producción pampeana en crisis."Nunca es suficiente, pero es un palitativo que ayuda a evitar más dificultades", dijo Ferrán.

Recordó que durante el año pasado "hicimos un aporte para el sector ganadero de cerca de 20 millones de pesos en subsidios directos (para compra de alimentos balanceados, fardos, compensaciones por venta de terneros y del Programa Más Terneros)".

"Ahora estamos por hacer un desembolso de 10 millones de pesos, donde a la zona del sureste se le hará un aporte diferencial tratando que estos ganaderos reciban más dinero en comparación con los de la zona de emergencia".

Certificados de emergencia.

La Provincia ha recibido 3.700 certificados de emergencia agropecuaria, correspondientes a 3.100 productores. "Nuestro objetivo es atender a los más chicos, porque los que tienen mayor capital tienen mayores posibilidades de recurrir a otras fuentes de financiamiento (créditos); los productores que atendemos son los que están al límite de la rentabilidad o están por debajo".

A menor escala productiva menor bancarización, y a esto debe sumársele que los productores son renuentes a tomar créditos porque implican endeudamiento en tiempos de crisis y sin un horizonte alentador. "Hemos estado discutiendo con el Banco Pampa la posibilidad de llegar con una propuesta de bancarización de los más pequeños, porque hay circunstancias que de tener acceso a un crédito rápido, de bajo costo, le puede permitir al productor hacer una reserva (rollos o silos)", indicó el ministro de la Producción.

No obstante, aclaró que "es cierto que tampoco queremos que los productores continúen con una política de endeudamiento que a largo plazo le resultará perjudicial".

Si bien no se cuenta con datos precisos sobre la incidencia de la debacle agropecuaria en el PBI pampeano, el ministro Ferrán destacó la incidencia directa que la actividad primaria (con 17 mil trabajadores) tiene en la economía provincial.

Haciendo un repaso de la producción cerealera, destacó la baja del área de siembra de trigo (que se registra desde hace tres campañas) y con bajos rindes. "Muchos ni cosecharon y metieron la hacienda para aprovecharlo como forraje o tener la semilla para otro año".

Aunque el trigo no es el principal cultivo en La Pampa, también hubo mermas notorias en el girasol y la soja, manteniéndose el maíz en el mismo nivel de años anteriores.

Comentá la nota