2.500 unidades productivas integrales, la meta que Desarrollo Social espera alcanzar este año

De acuerdo con un informe del Ministerio de Desarrollo Social en el Chaco "son más de 90.000 las personas vinculadas de manera directa o indirecta a la economía social". Entre empresas en funcionamiento y otros cuya factibilidad se evalúa el objetivo es "llegar durante 2010 a generar unas 2.500 unidades productivas integrales", dijo Sergio Soto, subsecretario de Economía Social.

Según dijo la potencialidad del sector "es enorme, ya que pueden incidir en no menos de un 10% del producto geográfico bruto". Por eso se está trabajando junto a diferentes organizaciones sociales, junto a intendencias, junto a ONG, junto a cooperativas ya formadas, junto a empresas recuperadas por sus trabajadores y ya hay más de 120 proyectos que están en proceso de evaluación.

Hay otros en proceso de determinación de factibilidad. "Esta incorporación se daría mediante alguna de las tres formas en donde los microcréditos, a través de sus unidades de gestión o asesores de crédito, permiten un rápido financiamiento a pequeños emprendimientos", añadió.

Manos a la Obra

En tanto que con el Plan Manos a la Obra se pretende lograr que haya "encadenamientos productivos que permitan organizar la producción desde la base hasta la cadena de comercialización". En paralelo se trabaja en el desarrollo de granjas integrales como instrumento para poner freno al éxodo rural.

Ese es un trabajo coordinado con el Ministerio de la Producción y el Ministerio de Economía "para transitar el camino a la autosuficiencia alimentaria de las comunidades campesinas y periurbanos pobres recuperando la dignidad perdida", indicó.

"Los huertos y granjas integrales familiares son sistemas de producción de alimentos para el autoconsumo que contribuyen a mejorar la seguridad alimentaria y la economía de los pequeños agricultores", remarcó y luego dijo que según su dimensión y nivel de productividad, pueden llegar a proporcionar una variedad de alimentos de origen vegetal y animal durante todo el año o varios meses.

Los productos del huerto y la granja permiten a la familia consumir su propia producción, lo cual significa un ahorro en relación con su adquisición en el mercado y a la vez pueden generar también ingresos adicionales por la venta de los productos excedentes.

Soto sostuvo que por todos los aspectos indicados, el mejoramiento o la promoción de huertos y granjas en las familias de áreas rurales con bajos recursos económicos y deficiencias alimentarias, tiene gran importancia para el mejoramiento de los niveles de soberanía alimentaria y nutricional de estas poblaciones. "Trabajando juntos es posible cambiar la realidad", afirmó.

Comentá la nota