2.500 personas,¿es mucho o poco?

Pese a la prolija distribución de las sillas en la nave central, que lució casi totalmente llena, al predio de Forja le sobraron espacios por todos los costados en el acto de ayer de la Comisión de Enlace. Se calcula que 2.500 personas participaron (una fuente policial elevó el número a 3.000 y algunos dirigentes hablaron de 1.800), cifra que suena ridícula si se la compara con los 200 mil manifestantes en Rosario o los 100 mil en Buenos Aires, durante el conflicto del año pasado.
Los dirigentes rurales aseguran que ayer no perseguían masividad y que, por lo tanto, no trabajaron para ello. E insistieron en que "a nadie se le paga el pancho y la coca" para tener garantías de muchedumbre. De todos modos, reconocieron en voz baja que ahora el contexto es diferente para movilizar a las bases. Por un lado, algunos productores reclaman más dureza, mientras que otros, están hastiados por la duración del conflicto y los efectos de la crisis en los precios del sector. También se esgrimió como excusa que en varias zonas ya comenzó la cosecha de los lotes más tempranos de soja y maíz, por lo que una buena cantidad de chacareros prefirió quedarse a trabajar en el campo o, en algunos casos, a manifestarse al costado de las rutas, como ocurrió en San Francisco, Sampacho y Las Varillas, entre otros puntos. "Es fácil juntar gente cuando hay mucha bronca, pero es difícil sostenerla en el tiempo", razonó un dirigente local.

Comentá la nota